En el transcurso de nuestras vidas se nos presenta una diversidad de caminos, siendo a veces muy difícil tomar una decisión, por dónde comenzar el viaje; mucho dependerá de las oportunidades imaginadas, las experiencias, incluso los impulsos de otros o simplemente lo emprendemos por una corazonada. Sea cual sea la razón, siempre debe estar ligado a nuestro propio discernimiento.
La tentación de caminos planos, despejados, amplios son los que más nos llaman la atención, pues al ser las vías más transitadas, pensamos son los más seguras; al fin de cuentas el ser humano siempre busca lo que le es más fácil. ¡Es mejor con zapatos y escalera!
¿Quién con zapatos no ha podido caminar más aprisa?; ¿conquistar la montaña? o pisar a cualquier ser vivo, que su mente le ha hecho creer es inferior.?
La vida; vaya, la grandiosa vida… en su naturaleza cargada de sabiduría eterna, nos enseña, que es mejor transitar despacio que apresuradamente, solo así se podrá tener el tiempo para saborear los aciertos y errores, es lo único que a futuro nos hace ser hombres y mujeres más fuertes.
El detalle no está en conquistar la montaña, pararnos en su cima y gritar nuestro logro saciando solo nuestro ego. La montaña más alta y más difícil de vencer es la de nuestro propio interior. Sí dominarnos.
Es tan práctica y vivencial para todos, una frase atribuida a Alejandro Magno que dice: “Conocerse a uno mismo es la tarea más difícil porque pone en juego directamente nuestra racionalidad, pero también nuestros miedos y pasiones. Si uno consigue conocerse a fondo a sí mismo, sabrá comprender a los demás y la realidad que lo rodea”.
¿Si anduviéramos descalzos pensaríamos una y otra vez en pisar una avispa, una serpiente, una tarántula? Claro que sí, el consciente interno enviaría una descarga química inmediata a manera de señal de alerta y protección para evitarlo; ¡hey cuidado¡, te va a doler, ¡te vas herir!
Cosa similar pasa en desmedro de los seres humanos, se piensa que, por condiciones de cierta jerarquía, poder o privilegios, se puede mirar por debajo del hombro a otras personas en condiciones menos favorables. A gente así por sus intereses personales o particulares, no les importará atropellar o pisotear la imagen, la dignidad y la honra de sus semejantes, pero cuando esto sucede, no existe una alerta, sino simplemente el Universo aplica la Ley del Karma y la justicia divina; así que, “alertas”
Hablando de intereses, pero de aquellos positivos, me había puesto analizar lo importante que es para el indígena trabajar su tierra con sus pies desnudos, sepa usted que no es sinónimo de pobreza o miseria; es que así, ellos pueden sentir las vibraciones de la Pachamama, es su conexión espiritual con la tierra; conocimiento ancestral que poco a poco va desapareciendo.
Bajo esta enseñanza dejen que sus hijos, al menos cuando estén en casa anden sin calzado, no interesa que sus medias se manchen, estudios señalan que el contacto directo del cuerpo con la tierra, ayuda notablemente a la circulación de líquidos vitales en el cuerpo humano debido a que la superficie terrestre está cargada de electrones y campos eléctricos, estos son fundamentales para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, promoviendo además un equilibrio del sistema nervioso simpático y parasimpático. ¿Qué vale más? El esfuerzo de lavar un par de medias o una vida sana.
… ¿Quién con escalera no ha podido hacerse rápidamente de las cosas; ¿escalar más alto, no permite acaso subir de nivel?
La poeta Estadounidense Emily Dickinson citó, “Ignoramos nuestra verdadera estatura hasta que nos ponemos de pie” por tanto en la vida no necesitamos de una escalera sino de construir de pie nuestros propios peldaños, dónde queramos llegar pongamos el esfuerzo; las mejores cosas son aquellas que se han logrado cuando el camino ha sido duro, se ha puesto en duda nuestra fe y voluntad, y casi se han agotado todas nuestras energías, muestra de ello es que todas las personalidades famosas y exitosas han pasado por circunstancias adversas; conclusión que nos indica que solo las personas valientes y luchadoras sobresalen, son aquellas que han experimentado que “el miedo es una respuesta ante lo desconocido” pero que para conocer la luz les fue necesario pasar primero por la oscuridad.
No veamos a las personas como una oportunidad, como una escalera a nuestros anhelos y proyectos, pensemos que como señalo Carl Jung “El Calzado que se ajusta a una persona le aprieta a otra; no hay una receta para una vida que se adapte a todos los casos” Seamos auténticos y creadores de nuestra propia historia.
“Descalzos, pero siempre de pie… alcanzaremos el nivel que nos proyectemos”.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cuatro =