“Increíble pero cierto, mientras una empresa como TAME era privada, tenía mucha solvencia económica. El Presidente Correa, al igual que lo ha hecho con las empresas petroleras, el IESS, el Fondo de Cesantía, entre otros, vio que TAME tenía superávit como empresa privada y decidió convertirla en empresa pública estatal, ante lo cual, si el manejo y el uso del poder fuera de forma responsable, no sería un problema”.

Según Tibán, “el problema surge cuando una empresa pública se convierte en empresa política gobiernista, cuya consecuencia es que hoy TAME está prácticamente quebrada y no hay salida alguna, que no sea cerrar vuelos, eliminando frecuencias como la Guayaquil – Cuenca, y la nuestra, Latacunga – Guayaquil. En el caso de Cotopaxi, ya tenemos un hermoso “elefante blanco”, que nos costó más de 35 millones de dólares”.

“No encuentro otro responsable, el único es el gobierno del despilfarro y la corrupción, el gobierno correísta, que a pretexto de ciertas obras, no solo esconde la quiebra del IESS o de TAME, esconde la deuda externa e interna más alta de la historia del país, que supera los 40 mil millones de dólares”.

¿Por qué Correa es responsable de la quiebra de TAME?

Ya es normal quedarnos en los aeropuertos con vuelos suspendidos, donde el cliente y sus objetivos del viaje no significan nada, frente a la trágica situación de quiebra de la empresa. En uno de estos días en que suspendieron el vuelo a Loja, conversé con un funcionario de Tame, quien en resumen me hizo entender por qué la empresa Tame está quebrada: Antes había menos de 700 funcionarios, hoy llegó a tener más de 1700, con sueldos a su antojo. Toda la venta de tickets no entra a la caja de Tame, sino al Ministerio de Transporte y de ahí no sale. Se pasó a empresa pública con ganancias crecientes, con 15 aviones funcionando.  Hoy de 15 funcionan “5” para todas las frecuencias nacionales e internacionales. De los 10 restantes, 2 salieron de la pista, uno en Quito y otro en Cuenca. Cada avión debía recibir del seguro 28 millones de dólares. Del que salió de la pista en Quito, supuestamente cobraron los 28 millones, pero se sabe que solo ingresaron 20 millones de dólares, de los 8 no se sabe que pasó. Del avión de Cuenca nadie sabe si se cobró el seguro. Se supone que estos 2 aviones se debían reponer con los cobros del seguro, pero parece que ya se gastaron. Los 8 aviones restantes están parados, pero en condición de “esqueletos”, porque como el Ministerio de Transporte no paga de los repuestos a los proveedores, no les queda más que deshuesar los repuestos para que sigan volando los “5” y hagan peripecias para cubrir las frecuencias. Rafael Correa ha utilizado el avión de Tame para algunos viajes chárter fuera del país y debe más de 3 millones. Vuelos políticamente rentables, pero que económicamente han llevado a la quiebra. Correa sabe que hay frecuencias en las que por el alto costo del pasaje la gente no vuela, pero obliga a Tame a que vuele aunque sea vacío, para justificar las inútiles inversiones que hizo en varios aeropuertos del país. Solidaridad política con Venezuela. Como somos tan “ricos”, Rafael Correa firmó un compromiso con Hugo Chávez para que: “todo boleto que se venda o emita desde Venezuela, lo recaudado se quede con el gobierno de Venezuela”, por lo tanto, Tame “vuela gratis” con esos pasajeros y no hay reembolso a Tame, lo que más o menos sobrepasa los 30 millones de dólares, sólo por concepto de pasajes desde Venezuela. Esta es solo una parte de la conversación, me imagino que hay mucho más, pero ya no importa lo que Correa haga con esta empresa, lo que hoy importa es qué vamos hacer los cotopaxenses, si la única obra “revolucionaria” que quedaba aparte de la peste de la cárcel en Latacunga, era el aeropuerto que prometió desarrollo para Cotopaxi y la Sierra central. Correa sabía que el aeropuerto de Latacunga nunca iba a funcionar, mientras el aeropuerto de Quito esté funcionando. Claramente nos dijeron en el 2009, cuando Lourdes Tibán, Patricio Quevedo y Francisco Ulloa, asambleístas de Cotopaxi, pedimos la comparecencia de Quiport: “El aeropuerto de Latacunga sólo podrá funcionar en caso de emergencia y cierre del aeropuerto de Quito”. Según las normas internacionales, no puede haber aeropuertos internacionales dentro de los 100 kilómetros de distancia, etc, etc.” (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + 12 =