El Ministerio del Ambiente realizó una inspección y verificó lo sucedido en la zona, además conversaron con la gente para que los comuneros eviten ubicar carroña envenenada para eliminar a los perros salvajes que pueden afectar la vida silvestre existente en la zona.

A inicios de la presente semana se denunciaron que entre la madrugada del sábado y domingo del pasado fin de semana, el ataque de una manada de perros a varios sectores de la comunidad de Maca Grande de la parroquia de Poaló dejó como saldo la muerte de más de 30 borregos y varios quedaron heridos, por lo tanto, los representantes del sector pedían la intervención de las autoridades ante el problema presentado.

El director del MAE-Cotopaxi, Marcelo Pino, en diálogo con los medios de comunicación informó que técnicos de vida silvestre, acudieron hasta las comunidades de Maca a verificar la muerte de varios borregos producto de ataques de perros, apuntó que el trabajo realizado permitió evidenciar dicho problema, donde el ataque de los canes salvajes se da a las patas y a las orejas de las ovejas.

Destacó que con base al trabajo efectuado por los técnicos en territorio levantarán un informe y que será puesto a consideración de los GAD municipales de Saquisilí y Latacunga, para que tomen las acciones respectivas a base a sus competencias de fauna urbana; asimismo oficiarán al Ministerio de Agricultura y Ganadería para que den seguimiento y apoyo a la comunidad.

Pino dijo que, a través de un trabajo conjunto con el GAD de Latacunga, tomarán las acciones respectivas para minimizar los efectos frente a la afectación que están teniendo las comunidades por la muerte de los borregos producto de los ataques de perros, generando pérdida económica a las familias.

El Director señaló que la función del Ministerio del Ambiente es precautelar la vida silvestre, para ello dialogaron con la gente de la zona para que no ponga carroña envenenada para eliminar a los perros, puesto que pueden afectar la vida de los cóndores o de cualquier otra especie que vive por el sector.

Entre las alternativas que podrían adoptar los GAD sería la instalación de corrales comunitarios para el ganado, y evitar que sean atacados por los animales como perros, otra opción sería la esterilización de los perros, realizar un censo de animales y un proceso de vacunación y evitar la transmisión de alguna enfermedad por los mordiscos. (I)