La pesca en las zonas protegidas se ha convertido en una actividad deportiva más no de subsistencia (Foto cortesía MAE-Cotopaxi).

En el parque Nacional Cotopaxi al ser espacios de caza y pesca ilegal, así como en las zonas de amortiguamiento y haciendas. La Dirección del Ambiente en Cotopaxi ha hecho diferentes controles teniendo como resultados en evidencia en gran porcentaje la pesca ilegal.

En medio de los operativos de control y vigilancia se ha hecho el decomiso de alta rayas, plantas eléctricas, “en pocas veces se encuentran los elementos constitutivos que son las especies”, expresó Daniela Culqui, directora del MAE en Cotopaxi.

Acotó que las sanciones se rigen dependiendo el tipo de agresión que puede ser económicas incluso penales. No obstante, comunicó que a partir del 13 de abril de 2018, se está implementando el Código Orgánico Ambiental (COAP), donde se estipulan sanciones más fuertes, Culqui, manifestó que posteriormente se harán las sociabilizaciones del COAO a través de los medios de comunicación, para que la ciudadanía y sectores que trabajan con el Ministerio del Ambiente conozcan a profundidad de este tema.

La intención de ser más drástico es que la colectividad tenga conciencia sobre la importancia de respetar al otro, “todos tenemos un rol en el planeta tierra y necesitamos que la población sea consciente del daño que se puede ir provocando a las futuras generaciones”, expresó.

Además, en Cotopaxi se ha evidenciado la presencia de venados y para eso se ha iniciado un proceso de capacitación para que la sociedad no permita la caza de esta especie, no obstante la directora indicó que en algunos sectores la gente está empodera y ayuda a cuidar la vida silvestre en general entre ellos los venados de cola blanca, cóndores, osos de anteojos, tigrillos, lobos de páramo, etc., animales que no están catalogados como domésticos.

Recomendó a la población no alimentarlos porque se les hace un daño ya que ellos tienen su manera de subsistir.

Al mismo tiempo el llamado fue ser responsables con el ambiente, según Culqui “el tema de la caza ilegal no se da por un tema de alimento, sino por deporte”.

Este tipo de actividad se evidencia más en las áreas protegidas y en zonas de amortiguamiento donde se hace los respectivos controles a fin de que no agredan al ambiente y trabajando en el tema de conservación de las especies.

Hace dos semanas a nivel nacional se evidenció la tenencia de dos venados del área protegida del Antisana, los ciudadanos fueron sentenciados con cuatro años de prisión, deben pagar una multa de USD 3750 dólares y USD 2000 para reparación ambiental además de las disculpas públicas “realmente podría ser poco para el daño que hicieron al ambiente”, expresó Culqui. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − cuatro =