. Varios con los inconvenientes con los que deben enfrentar los vendedores ambulantes.

El comercio informal, no solo debe lidiar con el frío, la falta de garantías. Ahora se enfrenta a personas que se apoderan de espacios que no son suyos y cobran ilegalmente por el espacio público.

Son aproximadamente 4 mil personas entre latacungueños y comerciantes de otras ciudades que se apostan en las calles céntricas de Latacunga, a ofertar distintos productos. El comercio informal no está permitido en la localidad, sin embargo, la falta de oferta laboral los empuja a buscar la manera de sobrevivir.

Son entre cuatro y diez dólares diarios que los comerciantes ambulantes, ganan a diario. El dinero resulta insuficiente cuando son varios los miembros de la familia que deben mantener. No les queda otra alternativa que, continuar pese a las limitaciones que aparecen en el camino.

Una de ellas es la de “las mafias” que ahora estarían cobrando los espacios públicos. Así lo dio a conocer Víctor Salinas, comisario municipal, quien lamentó que en Latacunga se hayan incorporado este tipo de actos que no solo infringen la ley, sino que, atacan al más vulnerable.

De acuerdo a Salinas ya están identificadas las personas que se dedican a esta práctica, que consiste en cobrar por ocupar el espacio. Los ambulantes que quieren vender sus productos en la ciudad no les queda más que acceder a las presiones de este grupo de personas.

Desde la autoridad lo que buscan es neutralizar este grupo de individuos que actúan al margen de la ley. Para ello realizan operativos de control y dan seguimiento para conocer cómo, dónde y cuándo realizan sus movimientos.

Daniel G., comerciante ambulante de fruta, quien desde hace un par de años recorre la ciudad, con fundas de limones, comentó que este grupo de gente está bien organizada, no solo cobra por ocupar el espacio público, también está detrás de los delincuentes que atacan a plena luz del día, en el centro comercial de la ciudad.