Cotopaxi tiene una importante producción de flores. Foto: Cortesía

Este sector estima pérdidas de un 60% en su producción por ello buscan alternativas conjuntamente con el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Cotopaxi.

Con el objetivo de conocer el problema sobre la comercialización de flores y encontrar soluciones conjuntas, el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Cotopaxi, mantuvo una reunión digital con los representantes de las empresas florícolas de la provincia.

El sector florícola estima pérdidas por alrededor del 60% de su producción, debido a que se redujeron las exportaciones de flores hacia Europa y Estados Unidos por la emergencia sanitaria generada por la presencia de Covid-19 en el país y el mundo, que determinó una restricción en el tránsito por vías terrestre y aérea.

Alexis Parreño, director del MAG en Cotopaxi, expresó su preocupación porque la actividad florícola genera empleo directo e indirecto para miles de familias. “Analicemos la situación que están pasando; juntos creemos propuestas y desarrollemos productos de acuerdo a la problemática, para así tratar de resolverla”.

En la reunión salieron propuestas por parte de los productores, exportadores y la autoridad agrícola para mejorar la comercialización. Entre ellas constan una estrategia para abaratar el costo del transporte terrestre y los vuelos comerciales; crear líneas de crédito flexibles para mantener fuentes de empleo, así como fortalecer la industria, a través de la operatividad de las fincas y haciendas, y de esta manera buscar espacios para ayudar a pequeños productores a mantener su normalidad y ventas.

Arturo Velasteguí, representante de Expoflores, indicó que las condiciones no han sido las mejores. “Las complicaciones que pasamos para seguir trabajando son muchas y tienen relación con la apertura de mercados; las tarifas aéreas han sido excesivas complicando nuestra labor diaria; tampoco tenemos una línea de crédito accesible y cada vez es más difícil la sostenibilidad de puestos de empleo”, señaló.

Inés Ortiz, presidenta de la Corporación de Floricultores del Sur, aspiró a que mayo tenga una incidencia positiva y mejore por ser verano y existir días festivos, “aunque no superará el 50% de ventas normales, que teníamos anteriormente”.

María Augusta Pacheco, gerente de BanEcuador en Latacunga, sostuvo que ha presentado una cartera de productos y mencionó que a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería se podría solicitar a la banca pública la creación de un nuevo producto diferenciado para floricultores, que ayude a solucionar este problema.

El sector florícola también fue impactado en octubre del año pasado, cuando se efectuó un paro nacional. Ahora el inconveniente radica en la liquidez que tengan las florícolas para dar sostenibilidad a la producción y evitar reducciones de personal.(I)