El Ecuador recibió consternado la confirmación del fallecimiento de la joven abogada. La agonía de sus familiares que inició el 11 de septiembre termina; pero inicia una nueva etapa porque este crimen no puede quedar en la impunidad, como lo han asegurado el Presidente de la República y el Ministro del Interior.

Hace diez días Bernal ingresa a la Escuela Superior de Policía en busca de su esposo, el teniente Germán Cáceres, los acontecimientos que se desencadenan luego son confusos, pero marcados por gran violencia según varios testigos. Nunca se vio salir a María Belén, y la desaparición de Cáceres hacía presagiar lo peor.

El manejo de este caso ha causado zozobra en la opinión pública. La sociedad está expectante al desarrollo de las investigaciones. (O)