En la tarde se concentraron más visitas.

Visitantes de todos los cantones de la provincia, pasaron por la feria de finados en La Cocha.

La Explanada del estadio La Cocha albergó a 50 estands de: comida, ropa, bisutería, artículos de cuero, barro, juguetes, ropa, calzado, artesanías, plásticos y demás.

Durante los cuatro días de feria, desde el viernes 1 hasta el lunes 4 de noviembre, más de 5 mil personas acudieron a mirar y comprar los artículos de oferta, “me gusta mucho esta feria, algunos artículos se los puede encontrar de promoción”, dijo Marcia Rivera, compradora.

Rivera asistió con sus dos hijos Abelardo y Mateo de 12 y 8 años, adquirieron colchas térmicas de sus personajes animados preferidos.

Pese a los inconvenientes que algunos vendedores denunciaron al momento de la repartición de puestos, por supuestos “favoritismos”. Durante el jueves 31 de octubre, varios comerciantes que se disponían a colocar su mercadería en los estands, se topaban con la sorpresa de no tener un puesto asignado, pese, haber cancelado el valor del permiso.

Otra de las molestias se ocasionó, debido a que, según algunos comerciantes, también se brindó espacios a comerciantes de Otavalo – Imbabura; Ambato – Tungurahua; Quito – Pichincha.

Superados estos inconvenientes los posteriores días, la feria se desarrolló con normalidad. El horario más visitado fue por la tarde, el inclemente sol que se hizo presente durante los cuatro días no afectó a los vendedores, esto gracias a las nuevas cubiertas.

“Las cubiertas que nos otorgó el GAD Municipal, nos ayudó muchísimo, protege la mercadería y a los vendedores también”, aseguró Francisco Jácome, comerciante de juguetes de plástico, quien resumió la jornada como positiva, pues el flujo de gente permitió que la mercadería salga.

Jácome contó que durante las ferias en las que ha participado, y que han sido al aire libre, la mercadería sufre daños debido al intenso sol y a las tardes lluviosas.

“Como sugerencia para el próximo año de la feria sería interesante que se coloque cubierta en todo el sector, el sol fue demasiado fuerte y no pudimos disfrutar con tranquilidad”, comentó Ariel Mosquera, visitante. (I)