Uno de los mayores atractivos que tuvo nuestra ciudad siempre, fue la feria de canastos, lugar preferido por los turistas, siempre paraban atraídos por la diversidad de productos hechos del sigse, que además tiene un sinfín de utilidades por su durabilidad y resistencia.
Al cambiar el recorrido de la Panamericana el siempre requerido lugar de los canastos en la Y, sufrió un gran revés, que jamás fue compensado por las autoridades de alguna manera.
Sabiendo la importancia que este lugar tenía para nuestra ciudad, lo lógico hubiera sido que los administradores de turno busquen alternativa para uno de los espacios más turísticos de Latacunga.
Sin embargo, nada hicieron al respecto y dejaron que poco a poco se siga muriendo esta hermosa tradición, que hoy, que se enfrenta una guerra contra el plástico que es el mayor contaminante del mundo, puede ser una de las mejores alternativas y que los latacungueños podemos comenzar por dar el ejemplo de la utilización maravillosa del sigse.
Para que nuestra ciudad sea un lugar más atractivo y que atraiga al turismo, sin duda que deberíamos hacer un mercado artesanal, aquí solamente se hacen canastos, sino un sinfín de artesanías más, que deberían ser exhibidas para el turismo en un lugar cercano al centro de la ciudad, un espacio que fortalezca todas estas joyas con las que contamos y que las estamos desperdiciando infamemente, joyas que podrían estar entre las mejores alternativas para dejar de utilizar el plástico y de esta manera, hasta exportarlas al mundo.(O)