El pasado sábado las calles del centro norte de Quito se vistieron de múltiples colores en razóndel Desfile del Orgullo Gay, denominado ORGUIO 2022, en el que adicionalmente se conmemorabanlos 25 años de la despenalización de la homosexualidad en el Ecuador, por lo que miles de personas dediversos lugares del país y de las más variadas ideologías políticas y preferencias sexuales nos dimoscita en las calles aledañas al Parque La Carolina para celebrar la diversidad y ratificar que lasdiferencias nos hacen únicos.

         ¿Diferentes ideologías políticas? Sí, lo leyó bien, a lo largo del recorrido “de la marcha” vi comovarios posibles postulantes a las elecciones de febrero del 2023 acompañaban al colectivo LGTBIQ+, algunos legisladores también estuvieron por ahí e incluso funcionarios de alto rango gubernamentalque “desfilaron” junto a quienes integramos la comunidad, quiero creer que lo hicieron por plenoconvencimiento y no solo porque se acercan las elecciones y necesitan los votos.

         Lejos de eso fue una marcha especial, ya que aunque no era la primera vez que iba (y de hechodecidí no ir al principio), marcó mucho mi ser, asistí porque varios amigos heterosexuales querían saliry decirle al mundo lo orgullosos que se sienten de tener a gais, lesbianas, bisexuales, transexuales, travestis, intersexuales, no binarios, queers (y así puedo seguir la enumeración) en su círculo máscercano, valorando lo que como personas son, sus virtudes y sus defectos, su amistad, su cariño ydejando a un lado los prejuicios con los que en muchos casos fueron criados, gracias a Raysa e Ivy porir conmigo y disfrutar tanto del evento como yo.

         Pocos días antes de la marcha había terminado mi relación sentimental de más de tres años yevidentemente los miedos a ir a la marcha (en la que además mi ex pareja estaba como voluntario en laorganización) fueron enormes, no sabía como llevar la situación y aquello detonó mi ansiedad, pero alllegar a la concentración y estar con mis amigos me sentí en paz, sobre todo porque vi a muchísimasfamilias de diversos estratos desfilar juntas, a chicos, chicas y chicxs (sí, usaré el lenguaje inclusivotambién) de provincia llegar -de hecho pude saludar con varios latacungueños-, las banderasdistintivas no faltaron, los eventos previos en varios lugares incluida la cafetería de un muy queridoamigo- amenizaron el pride y todo eso contribuyó a que insisto- aunque no sea la primera vez que ibaa una marcha, si era la primera vez que me sentí libre, tanto que compré una de esas banderas (latricolor de la bisexualidad) y pinté mi rostro con los colores de la diversidad, tanto que caminé pese aun dolor espantoso de la cadera que me atacó desde el día anterior y al llegar hice todo por estar elmayor tiempo posible.

         Ya en el borde de la tarima donde se desarrollaron las presentaciones artísticas pude darmeenormes abrazos con personas a las que no veía hace tiempo, con distintas realidades a la mía, muchos con historias de aceptación inmediata de sus hogares, otros con procesos que han durado años, otros con rechazo total y huida incluida de casa y alguno que por ahí recordó lo que pasó hace casi 4 años en Latacunga, cuando por mi “preferencia sexual distinta”(obviamente dicho con otras palabras) el que había sido mi partido político por más de una década me retiró su apoyo, me excluyó de la lista de postulantes a la Concejalía e impidió que participe en la contienda electoral en la que creo a estas alturas- pude haber ocupado una curul en el Concejo, quienes no lo sabían se admiraron, me preguntaron miles de cosas sobre el tema y respecto a cómo me siento al respecto hoy, mi respuesta fue la misma que he dado desde hace tiempo “no guardo ningún rencor, mucho menos odio, me dediqué a trabajar en mí, en mi crecimiento profesional, saqué una maestría, soy árbitro y mediador, voy por mi segunda maestría y por el doctorado, trato de ser un mejor hijo y hermano cada día, procuro aprender algo nuevo con frecuencia y estoy en paz; ellos en cambio, perdieron la elección, quienes llegaron los traicionaron, bailan al son que les toquen, se olvidaron de cuando eran terneros y finalmente fueron olvidados por la gente”, por esas casualidades de la vida, acababa de decir eso y un buen amigo, líder nacional de un partido político, me llamaba a proponer la Alcaldía de Latacunga, “ven”, suspiré y seguí cantando.

.