Me vine a Sigchos con mi esposa desde hace diez años y me dedique a  vender agua de coco, para mí ha sido una fuente de ingresos para mi familia así nos cuenta Miguel Doicela quien tienen un carrito con la venta de agua de coco, todos los días estoy caminando por las principales calles de Sigchos para entregar la aguita, ya tengo mis clientes fijos que toman todas las mañanas su vaso de agua de coco que también es una medicina para los riñones, la próstata y todo lo relacionado a las vías urinarias.

Mis clientes toman de manera seguida ocho días un vaso de ahí descansa quince días y luego hacen la mismas dosis de repetirse para que hagan la correcta limpieza de las vias urinarias, por eso me da gusto estar aquí con mis clientes porque desde lejos me llaman para que les lleve su vasito de agua de coco.