Al Presidente Constitucional de la República Don Guillermo Lasso, le ha tocado administrar el país –en el peor momento de la vida republicana-. Estando por cumplir su primer año de gobierno, parecería ser que el balance nos invita a la duda, estamos entre evaluar lo que se ofreció en campaña y lo que ha sido este primero de los cuatro años del mandato que debe cumplir el Presidente. Desde la óptica del  propio gobierno se señala que ha sido necesario  dedicar estos primeros doce meses de gobierno a tratar de poner en orden la casa, luego de los largos años de correismo y morenismo. El país se encuentra inmerso en la más profunda crisis social-económica- política y ética en la que pueda caer una sociedad medianamente organizada. El Ecuador de este momento está invadido por mafias internacionales del narcotráfico y por bandas locales del micro-tráfico, mientras tanto cada día encontramos nuevas evidencias de la gran corrupción vivida en los últimos años, cada vez se halla más indicios del gran affaire cometido en los gobiernos precedentes al actual. Internamente los poderes constitucionales se encuentran plagados de problemas que van desde su conformación hasta denuncias de actos de corrupción. La Asamblea Nacional prepara un Juicio Político a los Miembros del Consejo Nacional Electoral a sabiendas que está en marcha el proceso electoral para renovar Alcaldes, Prefectos y Juntas Parroquiales. El Consejo de la Judicatura tiene un Presidente fruto de un Recurso presentado en una parroquia  de alguna provincia, cuando su domicilio es Quito. La Asamblea Nacional  es el mejor ejemplo de lo que vive el país en este momento crítico. Las consecuencias del gran affaire cometido en los gobiernos precedentes se hace más evidente con la detención del Ex-Contralor General del Estado Carlos Polit por parte de las autoridades de los Estados Unidos de América, y obviamente, queda en la retina de los ecuatorianos, como un ciudadano que de acuerdo a sus propias declaraciones patrimoniales puede reunir de la noche a la mañana  USD 14 millones para pagar una fianza. En el alto mando militar todavía existen rezagos del intento de gobierno de un partico único, que el Presidente Lasso no ha podido desmontarlo, pero no se entiende la designación  del Jefe del  Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas a un General que  en el año 2010 en una ceremonia Castrense de ascensos, termino su discurso señalando “Patria o Muerte”, con el aplauso del Presidente de  ese entonces -hoy refugiado en Bélgica-, al puro estilo del Chavismo en Venezuela.

Momento crítico que vive la patria, sin embargo,  en los últimos meses tenemos mayores y mejores ingresos económicos como consecuencia de la subida del precio del petróleo, todos los ecuatorianos aspiramos a que parte de estos ingresos -no programados-, sirvan para arreglar cuentas internas a instituciones vitales para el desarrollo del país, nos referimos el pago de la altísima deuda que mantiene el gobierno con el IESS y en general con el Sistema Nacional de Seguridad Social, al Sistema Nacional de Salud y a Solca, a los maestros jubilados que reclaman su bonificación desde  hace muchos años y que se destine los montos suficientes para rehabilitar la infraestructura de escuelas y colegios abandonados  y desatendidos en su mantenimiento en la  época de pandemia. (O)