Moradores de la Av. General Proaño improvisan gradas para ingresar a sus viviendas y tiendas. FOTO L.P. LA GACETA

Reducción de ventas en un 50%, problemas de movilidad y excesivo polvo, son algunos de los inconvenientes con los que los moradores de la Av. General Proaño se encuentran, por lo que solicitan que los trabajos en la vía sean agilitados.

La adecuación en la calle inició el pasado mes de julio, y hasta el momento el tramo del que se ha retirado la capa asfáltica comprende desde la intersección de la calle Fernando Sánchez de Orellana hasta la intersección de la Av. Oriente, sector que tras retirar las aceras se imposibilitó el ingreso a domicilios y locales comerciales.

Jenny Semanate, propietaria de la distribuidora de carnes ‘La Selecta’ comentó que  pese a que la obra fue sociabilizada y los pedidos de los moradores fueron escuchados por las autoridades, no los han tomado en cuenta, pues ellos habían pedido que el cambio de la capa asfáltica se la realice por tramos más pequeños, para no imposibilitar la circulación de vehículos y personas, lo cual no se ha registrado.

Mencionó además que no se encuentran “en contra de las obras que realiza el Sr. Alcalde”; pero sí solicitan atención porque sus ventas han bajado en un 50%, “cuando abrieron la calle lo hicieron de la noche a la mañana; pero ahora es difícil ver a los trabajadores, a lo mucho se encuentran entre 3 y 4 personas y a ese ritmo es difícil saber cuándo culminarán la obra”, agregó.

El inconveniente más grande según Semanate menciona, es el retiro de las veredas, pues esto ha ocasionado que el acceso a las viviendas y tiendas sea difícil, por lo que han improvisado gradas, con tablas o cajones de madera.

Laura Reinoso, otra de las comerciantes aseguró que con estos trabajos “se sienten mal”, porque sus ventas han bajado y no les alcanza para completar el costo del arriendo del local en el que expende frutas.

“Nosotros no nos oponemos a los trabajos; pero sí pedimos que lo hagan por partes, no que rompan la calle de lado a lado” agregó Reinoso, comentando que el trabajo tardará según lo que les han dicho, seis meses.

Los moradores además comentaron que el trabajo de las personas en la obra es irregular “se les ve que llegan en la mañana, pero se van antes de las horas establecidas, el sábado anterior incluso no llegaron a trabajar”, destacaron.

Además, se han dado inconvenientes por el polvo que se genera en el sector “hemos hablado para que los trabajadores boten agua y pese a que lo hacen, es difícil controlar este problema”, agregaron el pedido de incorporar más trabajadores a la obra para que se la pueda culminar lo más pronto posible. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece + catorce =