El anuncio del Gobierno de ir a las urnas o una posible muerte cruzada,  está siendo tomado como un chantaje por parte de la Presidenta de la Asamblea, personaje que en el poco tiempo que va en su cargo, ha sido duramente cuestionada, por la intención de adquirir nuevos vehículos para el organismo que preside en plena crisis económica.  Por otro lado, una de sus coidearias a manifestado de manera sorprendente, que “roben bien”, declaraciones que han causado verdadera indignación en los ecuatorianos, pero sobre todo, ha sido un enorme desprestigio y desgaste para su movimiento político, el cual en la actualidad es duramente cuestionado por distintos los sectores.  Al paso que camina la Asamblea Nacional, y con el descrédito que  día a día crece en torno a su gestión, el tema de la consulta popular se hace eminente, por vía directa el gobierno intentará aprobar cambios que requiere el país de manera inmediata. En la actualidad nos encontramos con un organismo, viciado de corrupción y chantajes, un cuadro que no coincide con las buenas intenciones de tener un país próspero, se pretende seguir en las mismas prácticas mafiosas y corruptas de las cuales está cansado el pueblo ecuatoriano.  

Con una popularidad tan baja, como la tiene el legislativo, hablar de la muerte cruzada, sería como premiar al país, con el 2% de popularidad que tiene este organismo, causaría una gran alegría para el pueblo ecuatoriano que tanto inútil y corrupto regrese a sus casas, más aún viendo la triste realidad, de que ni bien entran a sus curules muchos legisladores, ya están hablando de robo, chantajes, o peor aún, están involucrados en escándalos y negociaciones de puestos públicos.