En la ayuda de las clases que a diario reciben los niños.

Tres niños en la actualidad llegan a diario a la vivienda de policía Geomaira García, quien labora como secretaria en la sala operativa del ECU-911 en Latacunga, actualmente realiza teletrabajo por tener una enfermedad catastrófica (cáncer de mama) pero esto no le impide tender la mano a quien más lo necesita.

Maycol Pilatasig de 9 años de edad, a diario acude desde su casa donde carece de luz eléctrica y agua hasta la casa de Geomaira García que está ubicada a 15 minutos de su humilde hogar, por la situación económica que vive no tiene dinero para comprar un teléfono celular ni para acceder a las clases que son virtuales por la pandemia.

Con los ojos llenos de lágrimas manifestó que existen días en los que comen, y días en los que no comen y solo se toman un vaso de agua, esto debido a que su padre no puede trabajar al tener una discapacidad en las piernas producto de un accidente de tránsito (atropello).

En el caso de Alexis Camino de 10 años y Doménica Camino de 8 años, son hermanos, su madre perdió el trabajo por la pandemia, con el que sostenía a su hogar, es madre soltera no tienen dinero para acceder a internet y en la vivienda de García le ayudan con el acceso a internet.

Juan Carlos Salazar, jefe de la Subzona de Policía de Cotopaxi N°5, explicó que este tipo de acciones demuestran que los servidores policiales son seres humanos y no porque porten un uniforme no les duele las necesidades que se han agudizado por esta pandemia.

Geomaira García, manifestó que la ayuda que les proporciona a los infantes le llena de fortaleza para seguir adelante en el tratamiento oncológico, a la vez pidió a los ciudadanos que si pueden llegar con ayuda para Maycol Pilatásig lo hagan porque la situación en la que viven es deplorable.

Para coordinar la ayuda para las dos familias lo pueden realizar a través del comando de Policía  ubicado en San Martín. (I)