La Navidad tiene diferentes significados para cada persona, para cada familia, para cada conglomerado. No hay duda de que es tradición, espiritualidad, reflexión, agradecimiento, solidaridad, por sobre todo unión familiar.
Parecería que ayer nomás celebramos nuestra fiesta mayor de identificación ciudadana para los latacungueños “La Mama Negra”, conmemoramos nuestra fiesta libertaria del “11 de noviembre”, y nos damos cuenta que pasaron las fiestas de Quito…comenzamos a ver alumbrado nuestro parque Vicente León –como debería estar siempre-, las casas de la ciudad iluminadas, ventanas adornadas con luces de colores, esto nos recuerda que estamos apenas a dos días de la navidad y apenas a 8 días para que termine el año 2018.
Entonces, nos ponemos a examinar el significado de este acontecimiento. La Navidad es indudablemente el momento especial, ideal, y perfecto para agradecer lo vivido y pedir a Dios por tenernos con vida; pero, fundamentalmente, que los días del próximo calendario sean mejores individual y colectivamente. Igualmente, es el momento especial de reflexión sobre lo que hemos hecho, o lo que hemos dejado de hacer, reconocer las cosas positivas y tomar en cuenta las negativas, para no volverlas a cometer, valorar las experiencias adquiridas como fortalezas. Por sobre todas las cosas esta época navideña y de fin de año… nos debe llevar a establecer que no estamos solos, que vivimos en comunidad, que debemos ser solidarios… no solamente en lo material -sino y esencialmente- en nuestras convicciones, que debemos compartir, nuestras experiencias, nuestra preparación, nuestra voluntad de servicio, nuestro tiempo, para extender la mano a los demás, en fin para ayudar a quienes lo necesiten todos los días y siempre, una sociedad eminentemente responsable entre todos: los de la ciudad para con los del campo, los jóvenes para con los viejos, los sanos para con los enfermos, todos para los niños y jóvenes, se requiere para ello simplemente decisión de que podemos hacerlo… se necesita simplemente no equivocarnos en distinguir a nuestros líderes sociales.
No dejemos que la cibernética, la robótica, la automación, los sistemas, la informática y las revoluciones del modernismo -que han cambiado nuestro ritmo de vida actual, nos desvíen la atención de lo más importante, nuestra razón humana…compartamos, perdonemos, seamos solidarios.
Estimados lectores que tengan unas felices fiestas de Navidad en unión de sus familias …con Latacunga en el corazón… la próxima semana nos abrazamos por fin de año.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − 6 =