Las dramatizaciones buscan recrear lo que sucedió en Belén hace más de 2 mil años.

Con novenas, pases del Niño y demás actividades de connotación religiosa, en algunas instituciones educativas de la ciudad se recordó la Navidad, con su real significado; el nacimiento de Jesús.

Con villancicos, caramelos, y mucha alegría las recreaciones del nacimiento de Jesús se realizaron en varias instituciones de la localidad, el viernes 20 de diciembre; el objetivo fue no dejar pasar las tradiciones.

Marcela Mena, es madre de Mikaela, es la primera vez que su hija iba participar de un evento de connotación religiosa, con entusiasmo preparó su traje de Ángel Gabriel. “Fue muy bonito aprovechar la oportunidad para contar la historia del ángel mensajero que llevó la buena nueva a María”.

A sus 7 años, Micaela no conocía muy bien la historia de Belén y del nacimiento de Jesús. Sin embargo, se interesó y le gustó mucho. Con ella, varios niños de hogares católicos se integran con una fiesta religiosa.

Andrés Mullo, padre de familia de una Unidad Educativa religiosa, contó que escogió esta institución debido a su preocupación por la connotación materialista que tomó la Navidad desde hace ya varios años.

“Los regalos, las cenas, de a poco se va perdiendo el verdadero significado de estas fechas, que son tan especiales e importantes, por eso me gusta que mis hijos participen de novenas, pases del Niño”, aseguró el padre de Adrián, un niño de 9 años, cuyo villancico preferido es “Dulce Jesús Mío”.

Adrián aprendió esta canción en el catecismo, es la preferida de él y su grupo de amigos, con ella ganaron el segundo lugar del concurso de villancicos que hace un par de años se organizó en la parroquia.

Pese a su niñez e inocencia, Adrián diferencia perfectamente la esencia real de la Navidad, “no me gusta Papá Noel, no existe, además solo representa los regalos y eso no es Navidad”. (I)