La capital provincial tiene necesidades apremiantes, si bien es cierto el Municipio ha realizado un despliegue de obras a 

última hora, estos proyectos no abastecen las urgencias de la urbe.

Se habla de que finalmente  se entregará en intercambiador de la entrada norte de Latacunga, obra que tiene un retraso de 77 días, un proyecto que ha tenido más de un contratiempo y que se espera entre en funcionamiento pronto para solucionar los graves problemas de congestión existentes en el lugar. Por otro lado, el clima no ha estado de lado de Obras Públicas, las constantes lluvias no han permitido que se concluya con el bacheo e las calles de la ciudad y si a esto se suman las movilizaciones de junio que causaron daños en las calzadas

, se puede decir, que los trabajos avanzan pero lentamente a pesar de los constantes pedidos de la ciudadanía que solicita celeridad en las obras.
Poco se sabe del nuevo camal municipal, poco también del plan maestro de alcantarillado, proyectos que debieron ver la luz hace tiempo y que continuarán esperando la llegada de una administración municipal que los vea concretarse ante la admiración ciudadana. 

Em este estado de cosas, realmente conforta a la opinión pública que las obras de rehabilitación de la Catedral hayan iniciado, pero ojalá no queden a medias, al mejor estilo de la administración pública de estas tierras.