En el patio se representó una “mini ciudad” con las señales más generales y los niños pudieron hacer uso de los vehículos. FOTO M.S. LA GACETA

La mañana de este día martes dentro de la campaña de educación vial en la ESPE-L se desarrolló el evento de capacitación dirigido a 45 niños de la Escuela Galo Subía, esto al ser un plan piloto y para el siguiente periodo académico poder abarcar al resto, ya que el objetivo es sembrar la cultura vial desde pequeñas edades.  

La Escuela de Conducción de la Universidad de las Fuerzas Armadas ESPE-Latacunga en coordinación con la Agencia Nacional de Tránsito considerando que los conocimientos de la cultura vial en el país y provincia son “deficientes”, consideraron importante ejecutar las escuelas con Educación Vial.

Néstor Romero, director de la Escuela de conducción de la Universidad de las Fuerzas Armadas ESPE extensión Latacunga, manifestó que es necesario fortalecer los conocimientos de educación vial, tránsito, peatones y todo lo relacionado al tema orientado al menor, porque es el transmisor directo para sus familias.

Desde las 08:00 de este martes iniciaron con el proceso de capacitación, inicialmente se proyectó videos relacionados a los semáforos, paso cebra, cinturón de seguridad y se dictó una conferencia con los saberes básicos.

Además, en el patio del campus matriz se instaló un parque vial portable donde se expuso la señalética, el uso del redondel entre otros elementos y los niños pudieron hacer uso de vehículos y aplicar los conocimientos adquiridos en las aulas.

Actualmente esta institución de educación superior trabaja en un proyecto para el fortalecimiento de la educación vial universitaria de la ciudad de Latacunga entre la Cooperativa de Ahorro y Crédito Cacpeco, la Universidad Técnica de Cotopaxi y la Universidad de las Fuerzas Armadas ESPE-L.

Romero indicó que “gran parte de la accidentabilidad y siniestros de tránsito es causado por los conductores”, esto al decir que los errores más comunes vistos en las calles son: el no respetar la línea de llegada al paso cebra, uso indebido del claxon, mal estacionamiento de los vehículos, el transporte público no se respeta las paradas, así como también los peatones, entre otros.

Noemí Valverde, de 10 años, estudiante de la Escuela General de Bomberos Carlos Alejandro Subía Villarroel, comentó que pudo conocer el uso adecuado del semáforo y paso cebra “sabemos cuándo y dónde debemos cruzar”, ahora lo que ha aprendido replicará a sus padres y hermanos. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × tres =