Los niños y niñas elevaron sus cifras de contagio en el 2021. Foto: Referencial/Internet

En el Hospital del Instituto Ecuatoriano del Seguro Social (IESS), ya se presentaron casos de niños víctimas del virus. Los médicos solicitan que el cuidado sea general. 

“Es muy difícil ver un niño morir”, dijo Martha Lucero, directora médica del Instituto Ecuatoriano del Seguro Social (IESS), quien, durante el principio de la pandemia, estaba al frente del área de Pediatría donde enfrentó esta realidad que, con el paso del tiempo se complicó más. 

La médica pediatra contó que al principio se recibían pocos niños, no eran más de cinco niños. Hoy, sus compañeros que atienden en jornada normal en consulta externa, reciben de 15 a 20 pacientes por día. 

Al momento existirían niños con Covid-19 en hospitalización. Hay incluso recién nacidos con esta enfermedad que en su mayoría fueron infectados por los padres. 

“Es muy complicado atender recién nacidos contagiados, no les podemos poner mascarilla, con ello el riesgo de contagio con el médico se incrementa, entonces debemos redoblar las medidas de bioseguridad”, dijo. 

Lucero recuerda con tristeza como enfrentaron un caso de un niño inmunológicamente deprimido que debieron trasladar a otra casa de salud, donde debido a su critico estado no pudieron hacer mucho y murió. 

Desde enero del 2021 las cifras de contagios en niños, niñas y adolescentes en el país subió, hasta la segunda semana de mayo el porcentaje de infectados fue de 6,3% de un total de 355 964 casos a escala nacional, entre 0 y 19 años. La cifra es superior a la reportada en la misma fecha de enero, con 5,9%, según los informes del Ministerio de Salud.

En el informe presentado por la Corte Constitucional, en el que se analiza las medidas adoptadas para contener la pandemia, con fecha del 6 de abril, se da cuenta de las “afectaciones inesperadas en el grupo de edad de 0 a 19 años, en el que más de 3 500 niños, niñas y adolescentes se encuentran hospitalizados”. Personal médico, de distintas casas de salud solicitan que no se baje la guardia, que se cuide también de los niños; con las nuevas cepas, son los jóvenes, los más afectados.