Cuando uno quiere pagar la matrícula del carro, o pagar la luz, también tiene que cancelar muchos otros haberes que se tiene con la municipalidad; es decir, si una persona se ha quedado sin trabajo o está atravesando por un marcada crisis económica, como la mayoría de ecuatorianos en la actualidad, tendrá que vender uno de sus pocos patrimonios, su vehículo o su casa para no pagar de golpe tanto impuesto que se sigue acumulando y se cruzan uno con otro, así sea desde el primer mes del año, si no está al día, no podrá realizar una serie de trámites que tienen que ver con la Municipalidad.
Nada más injusto, pero sobre todo ilegal, es increíble que obliguen a pagar todo de un solo plumazo, sin que ni siquiera se haya terminado todavía el año, y para qué, se pregunta la mayoría de latacungueños, para tener basura tirada por todas partes, o para que regrese más del 50 o el 60% del presupuesto de la ciudad porque no saben cómo utilizarlo, porque no hay la capacidad de ejecutar verdaderos proyectos en beneficio de la urbe, la que ha pasado relegada en el olvido por la improvisación y falta de capacidad de quienes la administran y no son consecuentes con la realidad actual de un pueblo que está pasando las de Caín.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − dieciseis =