Es el pedido de la población que ve aterrorizada que los robos con violencia se incrementan y que no hay esperanza de que las autoridades puedan controlar la ola delictiva que ataca a los cimientos de la sociedad.
Según las autoridades el desate delincuencial en muchos de los casos ha estado directamente relacionado con la ingesta de licor en eventos masivos, que hoy son normales, una vez que terminaron las medidas impuestas por los COE nacional y cantonales.
Otra de las causas que analiza la Policía es la gran presencia de personas foráneas que llegan al cantón para visitar a sus familiares que se encuentran en el CPL-Cotopaxi.
Pero sin lugar a dudas un factor determinante es la falta de trabajo formal que impera en estos momentos, hecho que está desfigurando la forma de sustentar los hogares, algo realmente triste y preocupante, sin olvidar la violencia que imponen el micro tráfico y el narcotráfico que cada día gana más terreno. (O)