Mientras siguen apareciendo casos de corrupción en el país, al parecer ya le pasó la novelería al gobierno de buscar a los culpables de tanta irregularidad; Glas está en la cárcel para tranquilizar los ánimos del pueblo y a unos cuantos patos más, pero ningún pez gordo cae todavía, los mismos siguen viendo desde lejos como se matan, mientras circulan tranquilamente por las calles del país, como si no estuviera pasando absolutamente nada, como si no tuvieran pito en este asunto.
Hoy en día se nota la inconformidad de la gente, el pueblo comienza a inquietarse y ya se habla de que se ha montado el mismo teatro del gran hermano, insultos y amenazas que no dejan de ser chirlazos con guante de seda, sólo para distraer la atención; pero de fondo, se está tapando todas estas fechorías.
Si en los próximos días no comienzan a caer todos los peces gordos de los que tanto se habla y es hacia donde están apuntando directamente los escándalos, el país se convulsionará, se sigue en procesos investigativos sin respuestas definitivas, ni peces gordos, ni la plata que se llevaron, ahora se está jugando al despiste, hasta que llegue la amnesia que tanto caracteriza a los ecuatorianos y aquí no ha pasado nada, a disfrutar del descomunal robo que dejó quebrado al país de Manuelito.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + 20 =