Ahora que vemos con preocupación cómo se está activando el Círculo de fuego del Pacífico, ya no es uno ni dos volcanes, son varios que están presentando una fuerte actividad, esto sumado a la cantidad de movimientos sísmicos y terremotos que se están mostrando, es sin duda un llamado de atención de que algo está ocurriendo en el planeta y específicamente en las costas del Pacífico.
Es por eso que el tema de los simulacros no pueden ser una novelería, ni una moda que aparece de vez en cuando, estos deberían ser parte de nuestra cotidianidad; sólo imaginémonos que hace tres años, fue la reactivación del Cotopaxi y en ese entonces hubo niños, que de la escuela ya pasaron al colegio y seguramente a otros establecimientos, ellos en la actualidad ya no tendrían idea de lo que deben hacer, ni a dónde deben ir.
En uno o dos años las cosas cambian mucho, peor aún, hablar de más tiempo, es por eso que el tema de la prevención y los simulacros debe ser continuo, esto es algo que debe estar en constante renovación y actualización, de lo contrario puede presentarse una emergencia como la del volcán de Fuego en Guatemala, donde de la noche a la mañana murieron cientos de personas porque no sabían qué hacer.
Nuevamente insistimos, la prevención incluye la realización de simulacros que deben ser permanentes, considerando la zona de alto riesgo en la que está ubicada nuestra provincia, ésta será la única defensa que tengamos frente a un evento natural adverso.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 2 =