Cuando a esta tierra se le impuso la cárcel regional de máxima seguridad, se  dijo que Latacunga y Cotopaxi se convertirían en uno de los lugares más seguros del Ecuador, justamente porque venía este temible reclusorio.
Ha pasado el tiempo y en lugar de tener más uniformados, parece que tenemos menos; en el caso de las cámaras de seguridad, muchas de éstas no sirven, nadie se preocupa por darles mantenimiento, algo que contradice totalmente los ofrecimientos con los que nos compraron y que en cierta manera nos hicieron bajar la guardia para no seguir peleando para que esta penitenciaría salga de nuestra jurisdicción.
Si las cosas continúan de esta manera y los robos, asaltos y asesinatos siguen, sin duda que la gente de la comarca se levantará y exigirá que este monstruo indeseable salga de nuestra jurisdicción y se vaya a otro lado, o por lo menos que regrese al expenal García Moreno de donde no debía haber salido.
El tema se está saliendo de control y muy poco o nada hacen las autoridades por cambiar esta realidad, la presión de la olla está subiendo y nadie es capaz de apagar la hornilla, se espera que la misma no explote y  salpique a todos.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × uno =