La verdad es imposible si es sustentada por millones de gente.
El caso es innegable, si la gente se moría de hambre y necesidad. Y era obvio buscar otro ambiente para seguir viviendo.
Duro golpe sufrió Venezuela con la caída del precio del petróleo; pero no era para desesperarse; donde estuvieron los economistas de esa gran nación, claro que la gente no podía disfrutar de los grandes bienes que les daba el privilegio de la riqueza petrolera, era el tiempo de los ajustes; pero el actual gobierno no hizo nada y vio con ambos ojos ese tremendo éxodo.
Y ese presidente que llegó al poder en brazos de las fuerzas armadas hoy quiere culpar a los que socorrieron a los migrantes.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =