Mientras el colapso hospitalario pide a gritos, que ya se comience de manera masiva la vacunación en el país, al Ecuador han llegado 16 mil vacunas que se suman a la 8 mil anteriores, algo completamente simbólico, en comparación al millón de vacunas que están llegando a países vecinos como Perú.  

Pero las autoridades de salud han señalado que hasta finales de año llegarán millones de vacunas, lo que nadie sabe ni entiende, es como en medio de tanta desorganización, corrupción y demás, serán repartidas las mismas, tampoco se han señalado distritos, en los que las gentes podrían acudir para recibir la misma. 

Los ecuatorianos esperan que el tema de la vacunación no sea una nueva tomadura de pelo, es difícil pensar cuántos escándalos de corrupción han girado en torno al tema de la pandemia y mientras la mayoría de ciudadanos ven morir a sus familiares y amigos, no hay la suficiente confianza y esperanza de que esta pesadilla acabe.

Hablar del tema salud, es identificarlo con negociados, esto es algo que preocupa y que hace pesar, que hay un camino muy lago por delante, que habrá que recorrerlo con la incertidumbre de cuándo este país podrá salir de este mal sueño, que mantiene la economía y el estado anímico de la población contraídos. (O)