Desde el Hospital General de Latacunga se informaba que se está experimentando una baja en la demanda de servicios en torno al Covid-19. En estos días el 50% de camas están ocupadas, lo que significa que hay disponibilidad para los nuevos casos.

Si las cosas siguen como hasta ahora, la demanda irá bajando poco a poco. Ese ha sido el comportamiento que se ha experimentado en ciudades como Guayaquil y tantas del continente europeo.

Al parecer mucho tiene que ver el contagio de rebaño, por el cual el virus, según los entendidos, se expande entre toda la población, causando menos estragos pues el sistema inmunológico humano va creando las defensas adecuadas para enfrentarlo.

Pero está claro que todo está por descubrirse en torno al Covid-19 y en este sentido se deben mantener todas las medidas de bioseguridad que recomienda la OMS y las autoridades de salud locales.

Mientras no se comercialice la vacuna entre toda la población, no se puede cantar victoria. Debemos acostumbrarnos a la nueva normalidad, en la que priman el uso de la mascarilla, la distancia social, el lavado constante de manos, el uso de alcohol o gel antiséptico.(O)