La marcada crisis económica que se vive en la actualidad, viene de la mano de las incesantes denuncias de corrupción del gobierno anterior, que inevitablemente se fusiona con el actual mandato, una fórmula perfecta para que la popularidad de Moreno esté bajando estrepitosamente, tomando en cuenta que en su gobierno han habido muchísimos cambios positivos que los aplaude la ciudadanía.
Sin embargo no parecen ser suficientes, porque detrás viene una cola muy larga de recuerdos y colaboradores, cuestionados por su ejercicio en el gobierno anterior, como lo estamos viendo en estos días con la mismísima Vicepresidenta, la cual está involucrada en un nuevo caso de corrupción y diezmos. El desgaste es evidente, con la creciente crisis en el tema económico, ya se anuncian un sinfín de manifestaciones, las que sin duda podrían terminar en un pedido de cambio de tendencia.
El panorama para el nuevo año se ve complejo, viene el pago de muchas obligaciones y con esto más dificultades económicas, que sin duda podrían terminar en un grito desesperado de vientos de cambio, los ajustes económicos son inevitables, los subsidios tendrán que regularse y junto con estos, vendrá un malestar marcado, que no tenemos idea de en qué irá a parar.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 6 =