Ante la perspectiva de que el petróleo vaya menguando, y que ni siquiera bancos europeos quieren dar financiamiento para extracción y mejoramiento de algunos pozos, debido a que tiene mucho peso en la actualidad el asunto ecológico y ambiental, esta es una nueva traba que da un claro indicativo que los días del oro negro se encuentran contados.  

Sin duda que a nivel nacional  las miradas están volviendo al agro, y es que la verdad, este es el mayor recurso y futuro que tiene el Ecuador, todo ese inmanejable desempleo, tiene que retornar a la tierra, esos grandes cinturones de pobreza, que en su mayoría han salido del campo, no les queda otra opción que regresar a las raíces que abandonaron, buscando mejores días en las grandes ciudades, urbes como Quito, que hoy tiene el mayor número de desempleados del país.  

Recordemos que el actual presidente de EEUU tiene un claro discurso ecológico, pues él también está a favor de la preservación del medio ambiente y seguramente, también será difícil obtener recursos de ese país para temas extractivos.  

El gobierno que llegue, debe entender que gran parte de los recursos del Estado, deben dirigirse hacia el agro, pues esa es la mejor opción que existe en la actualidad y mucho dependerá de la visión de quien nos administre, para salir del empantanamiento que mantiene atenazada a la Nación.  (O)