Raúl Ataballo, concejal del cantón Latacunga.

La mayoría de obras planificadas para el 2020 se ejecutarán el próximo año, esto por efectos de la pandemia.

La pandemia ha sido uno de los principales frenos al desarrollo a nivel mundial, la misma ha contraído la economía de todas las naciones no siendo Ecuador la excepción. Frente a esto proyectos tanto públicos como privados se han visto ralentizados o directamente paralizados hasta que la situación mejore.

Raúl Ataballo, concejal del cantón Latacunga, manifestó que este año no se ha podido hacer mucho en cuanto a obras, en lo referente a agua potable y alcantarillado se trabaja día y noche, igualmente el mantenimiento vial con maquinaria, sin embargo, por el confinamiento no se ha cumplido con el cronograma.

“Lamentablemente hay obras de arrastre, yo diría que es más responsabilidad de los directores. Ha sido una falla de ellos que no han podido cumplirlas, estamos con una nueva directora financiera y se ha podido avanzar solo en algunos trámites”, aseveró.

Si bien el ánimo por parte de las autoridades para que el año siguiente se hagan obras, dependerá del gobierno central que ya ha anunciado la reducción presupuestaria.

“Por este tema también hay una reducción, no solo a las parroquias rurales sino a todas las instituciones. Esto se complica, porque hay que volver a hacer un pedido para poder atender lo que quedó de las parroquias rurales y urbanas, ahí sabrán entender que no es culpa nuestra. No es que no se van a hacer obras, sino que se reducirán, se cumplicarán en una primera o segunda etapa, tal vez”, dijo.

El concejal dejó en claro que la pandemia ha empeorado la situación, por lo que toca esperar que el año siguiente la situación mejore para poder desarrollar las obras que tan necesarias son para la ciudadanía.