Se acercan las elecciones y los candidatos a las diferentes dignidades de los gobiernoslocales se multiplican exponencialmente, cada uno de ellos (ellas) para aumentar supopularidad se auto invitan o se hacen invitar a las fiestas tradicionales de nuestros pueblos, se los ve con poncho y sombrero, derrochando gentileza, abrazando, saludando y besandoa la gente (especialmente niños y ancianos), siendo generosos al entregar donativos ofinanciar la farra con la orquesta de moda.

Cabe precisar que la utilización del término politiquería en el título de este artículo hacereferencia a la práctica política que consiste en tratar de conseguir o mantener el podermediante licencias, falsas promesas y regalos. Aspecto del que está plagada la políticaecuatoriana.

El desencanto popular hacia la democracia representativa crece día tras día al mirar como serepiten en forma cansina estos actos de demagogia. El malestar es evidente, más aúncuando se afectan tradiciones, ritos y costumbres de nuestros pueblos con la presenciaoportunista de estos falsos mesías a los que lo único que les mueve es alcanzar el poderpolítico.

La lucha descarnada por conseguir el favor de los futuros electores, los lleva a disputas porcaptar la adhesión de los anfitriones de las fiestas, de los caciques que influyen en barrios yparroquias, de los curas, de los dirigentes deportivos, de las reinas locales, entre otros. Esasí como se muestran hipersaludadores, comparten la mesa en los sitios de expendio decomida popular, si es en los mercados parece ser mejor; afloran los alagos y en las redessociales los adulones que buscan su tajada son activos en destacar el gran carisma de sus“líderes”.

Esta actitud mezquina y ruin, cargada de demagogia y con un profundo desconocimiento delos problemas del pueblo y cómo solucionarlos, provoca desencanto en amplios sectores dela ciudadanía. Es así que un alto porciento, especialmente de los jóvenes asumen, en base abuenas razones, que el mundo de la política ecuatoriana está regido por intereses ilegítimose innobles (clientelismo, corrupción, nepotismo, abuso de poder).


Cuándo será el día que se prepare políticamente a los candidatos,  que la improvisación nosea la regla y demuestren con claridad que saben cómo gestionar la cosa pública paraeliminar progresivamente las inequidades que agobian a nuestra sociedad, que susplanteamientos sean realistas, factibles de ser ejecutados y respondan al conocimiento delas dura realidad en que vivimos.

Es hora de decir basta a los figuretis de la política farandulera ecuatoriana, que con suaccionar dañan los sueños e ilusiones de un pueblo y contaminan las vivencias y tradicionespopulares.