La Ley del Seguro Social de 1942, dictada por el Presidente Carlos Alberto Arroyo del Río, establece una nueva etapa en la seguridad social ecuatoriana , se trataba de fortalecer el sistema de protección social a través de un nuevo marco legal que regule el otorgamiento de prestaciones debidamente financiadas, la afiliación obligatoria de todo trabajador en relación de dependencia y algunas formas de afiliación individual, sistematización de las inversiones, entre otras cosas, que permitían el funcionamiento del seguro social. Se organizó la Caja del Seguro Social en la ciudad de Guayaquil, con un Consejo Directivo con atribuciones y cierto grado de autonomía administrativa y una estructura orgánica en la que se incluyo sistema de auditoria y control.
En 1958, se expide el Decreto Ley de Emergencia No. 27, que afianzo el sistema en lo relativo a sus recursos económicos y financieros en relación con la entrega de prestaciones y servicios. Dos años más tarde, en 1960, se unifican las Cajas de Previsión la fin de optimizar sus recursos, la entrega de prestaciones y la prestación de servicios y disminuir costos administrativos. En septiembre de 1963, se dicta el Decreto 517, se da paso a la creación de la Caja Nacional del Seguro Social, manteniendo al Instituto Nacional de Previsión como el máximo organismo del seguro social en cargado de la dirección, vigilancia y fiscalización, procurando una estabilidad financiera, buscando independencia económica, mediante la inversión segura de sus dineros que le produzca rentabilidad. Se prohíbe la devolución de aportes y se establece sanciones a los empleadores que incumplen con el sistema. Se incorporan al seguro social a los trabajadores agrícolas, artesanos, trabajadores del servicio doméstico, trabajadores a domicilio, profesionales universitarios.
La Caja Nacional del Seguro Social, nace como una entidad de derecho privado, con personería jurídica y fondos propios distintos de los del fisco, exenta de impuestos fiscales y municipales y no sujeta a la intervención de la Contraloría General de la Nación.
Las Caja Nacional del Seguro Social estaba conformada por una oficina matriz en Quito y una sucursal en Guayaquil, una Consejo de Administración en Quito y otro en Guayaquil, una Comisión de Prestaciones, Comisión de crédito, la Gerencia y Subgerencia General en Quito y una Gerencia y Subgerencia Regional en Guayaquil. El Consejo de Administración estaba integrado por el Ministro de Previsión Social y Trabajo o su delegado, un representante de los empleadores, un representante de los afiliados, un representante de los jubilados y uno de representación de las Fuerzas Armadas,
Sin embargo de los cambios que se van produciendo, no hay duda de que los problemas estructurales del sistema se van acumulando y complican desde esas épocas la buena administración del Seguro Social. En 1967 se contrata los servicios profesionales del Dr. Ricardo Moles, de nacionalidad argentina, experto en seguridad social, quien efectuó un diagnóstico de la situación orgánica-administrativa y económica-financiera del seguro social ecuatoriano, proponiendo alternativas que permitan la subsistencia del sistema.
Los problemas de subsistencia de la seguridad social crecen pese a los esfuerzos que se hacen para superar sus dificultades detectadas. Se produce una grave crisis en el Instituto de Previsión órgano rector de la seguridad social en el Ecuador, procediendo a su reorganización en 1969. El Dr. José María Velasco Ibarra, ya como dictador, el 23 de junio de 1970, decidió la supresión del Instituto de Previsión y posteriormente, mediante Decreto No. 40, de 25 de julio del mismo año, dispuso la creación del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social en sustitución de la Caja Nacional del Seguro Social. La próxima semana comentaremos sobre la existencia del IESS. (O)