La doctrina internacional de la seguridad social basada en técnicas y métodos de organización, hizo que  el Instituto Nacional de Previsión trate de rectificar las inconsistencias del sistema, para lo cual se procede a la fusión de la Caja de Pensiones y de la Caja del Seguro, sin embargo encontrándose el Instituto de Previsión en pleno proceso de reorganización, fue suprimido por el Presidente Velasco Ibarra a esa fecha declarado dictador, (Jefe Supremo), que mediante Decreto No. 9, de 23 de junio de 1970, procede a suprimirlo. Nunca se explicó satisfactoriamente las razones para la supresión y liquidación del Instituto de Previsión. El Decreto no señala esas razones técnicas y jurídicas, simplemente en su artículo primero dice: “Suprimiese el Instituto Nacional de Previsión”. El Decreto no cuenta con considerandos que ayuden a entender las razones técnicas y jurídicas de esa decisión,  dispone la transferencia de fondos pertenecientes al Instituto Nacional de Previsión y los correspondientes al Departamento Médico como fondo inicial  para la financiación del seguro médico familiar, mientras que los bienes muebles  y demás pertenencias del Instituto de Previsión pasan a la Caja Nacional del Seguro Social. El 25 de Julio de 1970, mediante Decreto No. 40, el Dr. Velasco Ibarra, estableciendo la necesidad de asegurar el régimen del Seguro Social Obligatorio vigente en el país, dispone la creación el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social –IESS-.

El Naciente Instituto  Ecuatoriano de Seguridad Social, sustituye a la Caja Nacional del Seguro Social, asumiendo el activo y el pasivo de esa Caja. El IESS nace como entidad autónoma, con personería jurídica  y fondos propios distintos de los del  fisco, exento de todo impuesto fiscal, provincial, municipal y especial, de conformidad con la vigente Ley del Seguro Social Obligatorio.

La creación del IESS –a nuestro entender-  obedeció al cumplimiento de las recomendaciones efectuadas por organismos internacionales  especializados, tal es el caso de la Organización Internacional del Trabajo –O.I.T-, que establecía la necesidad de implementar en el Ecuador un sistema  de protección social que se enmarque en los principios universales de la seguridad social, concebida como  un derecho humano, por ello es que en el Decreto de creación se establece una estructura orgánica-administrativa acorde al fin propuesto. se dicta el Decreto No, 1111, de 24 de octubre de 1974, que en su artículo 57, dispone la nueva estructura orgánica del IESS: El Consejo Superior; El Consejo Técnico Asesor; La Dirección General;  La Dirección Nacional Administrativa; La Dirección Nacional Médico Social; La Dirección Nacional Económico Financiera; La Dirección Nacional del Seguro Social Campesino; La Dirección Regional del Litoral y las que se crearen; La Comisión Nacional de Apelaciones con sede en Quito; Las Comisiones de Prestaciones en la Dirección General y en cada una de las Direcciones Regionales; Las Comisiones  Ejecutiva y de Crédito en Quito y en cada una de dichas  Direcciones  Regionales; y, La Auditoría Interna.

      Dentro de esta nueva estructura el Consejo Superior  (Actual Consejo Directivo), tiene la calidad de máximo órgano normativo  de gobierno del IESS y las funciones de dirección, planificación, aplicación y fiscalización  del sistema ecuatoriano de seguridad social. Su integración fue la siguiente: El Ministro de Previsión Social y Trabajo; el Presidente de la Corte Suprema de Justicia o su delegado; Un Vocal Medico designado por el Ministro de Salud Publica; El Jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas; un representante de del empleadores; un representan te de los afiliados; y, un representante de los Jubilados. Los tres últimos vocales eran designados por los sectores o grupos de representación. En la actualidad el Consejo Directivo del IESS está conformado únicamente por el representante del Ejecutivo, que lo preside, un representante de los Empleadores  y un representante de los afiliados activos y pasivos, designados mediante Decreto por parte del Presidente de la República (su delegado); mientras que, los otros vocales de empleadores y afiliados en sus respectivos colegios electorales, previa convocatoria del Consejo Nacional Electoral, su posesión se lo hace ante la máxima autoridad de la Superintendencia de Bancos, previa la calificación de idoneidad de cada vocal que hace esa entidad.

      En la actualidad el IESS pasa por una crisis profunda que tiene que ver con su irracional estructura, la falta de modernización  y descentralización  de su gestión que no han  superado los altos problemas de gestión, la falta de recuperación de su equilibrio financiero, optimizando la recaudación y el cobro de la cartera vencida, el pago de lo adeudado por el Estado y los empleadores, para poder hablar de ampliación de cobertura y tratar de llegar a un verdadero sistema de “Seguridad Social”. En estas circunstancias el futuro del IESS es impredecible y es nuestra obligación estar  atentos a los hechos que sobre esta materia se desarrollen desde el Ejecutivo y la Asamblea Nacional, sin dejar de lado el desenvolvimiento de las autoridades institucionales. (O)