El día 25 de marzo de 2021, falleció el distinguido galeno latacungueño doctor Oswaldo Coronel Arellano. Nació el 18 de enero de 1940, en el hogar formado por Don Benjamín Coronel Terán  y Doña Delia M. Arellano Coronel, distinguida familia latacungueña vinculada al quehacer político y de servicio a la comunidad. Contrajo nupcias con la señora Doña Alicia Páez Naranjo, de cuya unión civil y eclesiástica procrearon dos hijos, Oswaldo Marcelo  y Paulina Coronel Páez.

El querido amigo que se adelantó al llamado del supremo juez,  hombre honorable de linaje y estirpe,  fue de esos seres humanos que escasean en el mundo actual, fue de aquellos hombres que en vida cumplen con sus postulados,  principios y proposiciones, por ello su ausencia física no se desvanece -su espíritu perdura en el tiempo-, como el gran recuerdo de la sociedad a la que sirvió; subsiste y se conserva en el espacio junto a los suyos y al pueblo al que atendió más allá del deber como funcionario público de designación y de elección popular.

Graduado de Doctor en Medicina y Cirugía en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Central del Ecuador, regresó  a su lugar natal a ejercer su vocación de médico-cirujano, lo hizo en la antigua Clínica del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social en el barrio de San Agustín, culminando esta importante función como Director de ese centro de salud; fue en esa calidad cuando inició los trámites necesarios justificando la necesidad de que se construya un hospital general para la atención a los afiliados y jubilados del IESS. Sus ejecutorias de servicio a la colectividad, su don de gentes, su conducta y honorabilidad aquilatadas por la ciudadanía de Latacunga, hicieron que el Comité de Mama Negra le designe como el principal  personaje  de la comparsa y fiesta mayor de los latacungueños, fue Mama Negra 1984. Su afán de verdadero servicio a la provincia hizo que accediera a postularse para Prefecto de Cotopaxi, cargo que por decisión mayoritaria del pueblo lo desempeñó entre 1988 y 1991. Su éxito en la gestión  y administración del Gobierno Provincial de Cotopaxi hizo que aceptara terciar para diputado provincial, cargo que por decisión del pueblo de Cotopaxi lo desempeñó entre 1992 y 1994; cabe resaltar que entre los varios proyectos de ley presentados  por el diputado Oswaldo Coronel Arellano a favor del país, el que se convirtió en Ley y que ha servido de mucho en las políticas públicas de salud de todos los gobiernos a partir de la fecha de su promulgación, es sin duda “La Ley  de Trasplantes  de Órganos”. En el ámbito privado y de servicio fue parte del Club Rotario y militante de la Cruz Roja, en las dos entidades demostró su vocación de servicio y compromiso social.

A todo señor, todo honor. Nuestra provincia se  ha caracterizado por tener filántropos, sabios y grandes. Oswaldo Coronel Arellano está entre los grandes ciudadanos que ha dado esta linda tierra, lo demostró como médico de la seguridad social, y como su Director Provincial, lo hizo  en su libre ejercicio profesional, como político cumplió su positivo paso por la  Prefectura  de Cotopaxi, fue todo un éxito, así lo demuestran los exámenes de la Contraloría General del Estado y la satisfacción de los  sectores sociales beneficiarios  de su gestión, su mandato   parlamentario fue igualmente positivo para la provincia y el país. Ciudadanos como el doctor Oswaldo Coronel Arellano jamás mueren pese a desaparecer físicamente, su paso terrenal deja demasiadas huellas positivas, por ello es que su espíritu seguirá latente en todos quienes aquilatamos  sobremanera su paso terrenal. Reitero mis sentimientos de pesar a su distinguida familia, de manera especial a Oswaldo Marcelo y Paulina,  sus queridos hijos y a sus entrañables nietos. Descansa en paz querido amigo, te lo mereces…hasta más luego.(O)