Insoslayablemente durante el correísmo las libertades individuales y colectivas fueron minadas y conculcadas, los medios de comunicación vilipendiados y asechados, los periodistas fueron perseguidos y censurados, además los periodistas se autocensuraron, así transcurrió todo el régimen de Rafael Correa Delgado. Una mancha más al tigre se ha dado ya que la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) ordenó al Ecuador a indemnizar a los directivos del diario El Universo que fueron perseguidos por Rafael Correa, la CIDH sentenció a favor de Emilio Palacio y de los directivos: Nicolas, César y Carlos Pérez del diario El Universo, esta sentencia busca proteger a los periodistas de castigos penales y sanciones civiles millonarias en el Ecuador.

El fallo del 24 de noviembre del 2021 declara la responsabilidad internacional del Estado ecuatoriano por las violaciones de diversos derechos en perjuicio del periodista Emilio Palacio ex editor de opinión del diario El Universo y en contra los propietarios de ese diario.

Se le condena al Ecuador para que pague a los perjudicados 400.000 dólares para resarcir los daños irrogados por una de las actuaciones más vergonzosas de las cortes ecuatorianas: la sentencia que condenó a los Pérez y al periodista Emilio Palacio a penas de prisión y junto al diario El Universo  a pagar 42 millones de dólares al caudillo.

Debemos mencionar que la sentencia de la CIDH reafirma los precedentes importantes a favor de los periodistas cuando son acosados por funcionarios públicos mediante querellas penales y demandas civiles millonarias las cuales fueron desproporcionadas.Haciendo una remembranza todo nació y se originó por el artículo en su columna “No a las mentiras” por parte de Palacio, el 06 de febrero del 2011, en el que criticó y denostó la actuación del presidente tras los acontecimientos suscitados en cuanto al 30 de septiembre, los cuales desembocaron en un ataque en contra del Hospital de la Policía, en el que Rafael Correa quiso erigirse como mártir “ofrendando su vida”. Hay que mencionar que todo fue un acto premeditado, al fiel estilo de los populistas quiso pasar a la posteridad ofrendando su vida la cual nunca estuvo amenazada, toda esta trama y tramoya fue orquestada con la motivación  y la finalidad de fraguar un discurso en cuanto a un supuesto golpe de Estado que nunca se dio en la realidad.

Lo que hizo Rafael Correa es desafiar a los policías en el Regimiento Quito, el mashi debe responder por los crímenes de lesa humanidad los cuales no prescriben,   en el show mediático protagonizado por parte del correísmo se armaron todo tipo de juicios y persecuciones tras el 30-S, propagandísticamente lo que hizo el correísmo es explotar políticamente los sucesos del 30-S, el correísmo montó un tinglado legal para perseguir a la prensa libérrima la cuál no estuvo alineada ni adherida al correísmo bajo ningún concepto.Para ello creó una ley mordaza con el objetivo de intimidar, amedrentar y socavar la libertad de expresión, los genuinos periodistas y comunicadores no sucumbieron ante la arremetida feroz y cruenta patrocinada por parte del correísmo, más bien con hidalguía muchos investigaron los latrocinios perpetrados durante el correísmo, incluso se revelaron ante su majestad Rafael primero, resultó insólito que la ley mordaza haya contemplado que los medios sean sancionados cuando no hayan publicado cosas que para el poder eran consideradas de “relevancia pública”, por eso fue sancionado el Diario La Hora con una multa de 3.540 dólares, por no haber cubierto la “rendición de cuentas” del entonces alcalde de la ciudad de Loja Luis Bolívar “el chato” Castillo, se consideró que esa actitud fue de censura previa, la Superintendencia de Comunicación regentada en ese entonces por el detractor número uno de la prensa Carlos Ochoa estimó que no se publicó “información de relevancia pública o de interés público general”. 
Igualmente los medios de comunicación como Ecuavisa, el mismo diario La Hora, diario Expreso, El Universo, Teleamazonas, Televicentro y el Comercio fueron sancionados el viernes 21 de abril del 2017 por la Supercom con una multa de 3.750 dólares por no difundir una nota publicada en el medio kirchnerista argentino Página 12 titulada: Lasso el magnate de las offshore, según el ya desaparecido organismo los 7 medios omitieron  en forma deliberada y recurrente esa nota publicada.

Se viven aires de libertad de expresión actualmente, aspiro que continúe esa atmósfera para que la libertad de expresión y la prensa de investigación prevalezcan en el país.