Nos referimos a la minería, la cual viene a ser uno de los grandes bienes económicos del país, Ojalá no asomen los ladrones y no nos dejen vivir.
Debemos recordar los tiempos, en los que no había petróleo; pero vivíamos conformes. Ahora las cosas han cambiado; pero seguimos viviendo. Dicen que vamos en camino a lo de Venezuela, pero aquí las cosas son diferentes, porque tenemos que comer. Nadie en Ecuador se ha visto en circunstancias tan trágicas. Díganlo sino los montones de banano que se deja en los caminos para que se los lleve al más necesitado.
La fiebre del petróleo también despertó inquietud en los que no querían vivir de manera modesta, cosa que el rato menos pensado los convirtió en millonarios.
Está en mente, la gran minería; pero que no termine como Macuchi que dejó en la orfandad a muchas familias.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 7 =