Entre los planteamientos hechos al Ejecutivo está el subsidio al precio de las materias primas utilizadas en la elaboración del pan, además, el 40 % de las panaderías cerraron sus puertas durante  el paro por la falta de gas.

Washington Toasa, presidente de la Asociación de Panificadores de Cotopaxi, dijo que durante los 18 días de paralización dejó pérdidas al sector, ya que aproximadamente el 40 % de panificadores cuentan con hornos a gas y la falta de este combustible llevó a cerrar los negocios, por ello que el pedido era que finalice la paralización.

Asimismo, justificó la protesta del sector indígena por el alto costo de la vida, no hay sueldo que alcance para mantener el hogar, el alto precio de los productos afecta a todos los ecuatorianos.

Toasa, lamentó que el Gobierno Nacional no se haya pronunciado frente al pedido del sector panadero del país, que es subsidiar el costo de la materia para la elaboración del pan como es la harina, manteca, levadura, el combustible, entre otros, asimismo apuntó, que en las Islas Galápagos se ha logrado posesionar el precio del pan popular en 45 centavos. En los actuales momentos el gremio panificador está subsidiando el valor del pan a la población.

Indicó que actualmente el precio del quintal de harina está en 46 y 52 dólares, la pipa de manteca de 50 kilos cuesta entre 146 y 156 dólares, con estos valores de la materia prima según el dirigente el valor del pan popular debería estar en los 25 centavos, sin embargo, el gremio mantiene el pan popular a 15 centavos, por ello, el gremio insiste en el llamado al Gobierno, para reunirse y sobre el costo real de los ingredientes establecer un precio asequible del pan popular. 

Respecto al costo del valor del diésel, el dirigente dijo que el gremio apoyó la movilización del sector indígena por la reducción del precio de los combustibles, el mismo que beneficia a todos, apuntó que en Cotopaxi aproximadamente el 60 % de socios cuentan con hornos a diésel.