Los páramos de San Isidro en Pujilí y los pertenecientes al Municipio de Latacunga, se estima que sean los primeros en ser declarados como Áreas de Protección Hídrica, cuyo objetivo es que la comunidad los cuide, ya que de allí sale el agua a los pueblos urbanos y rurales; pero también se pide que haya una materia ambiental para que los estudiantes se involucren en la protección.   

Hace unos mesesse conformó un equipo de trabajo para declarar a los páramos como Áreas de Protección Hídrica a nivel de Cotopaxi, iniciativa que la impulsa el Movimiento Indígena de Cotopaxi, Gobierno Provincial de Cotopaxi, Secretaría del Agua y Municipio de Latacunga.

Abraham Salazar, representante del MICC, informó que comenzaron con las visitas en algunas organizaciones para la sociabilización y en ese sentido estimó que en los próximos días se declararán dos áreas a nivel de Cotopaxi; pero esto no solo quedará así, si no que en lo posterior se seguirán sumando más sitios basados en la Ley de los Pueblos y Nacionalidades Indígenas del Ecuador.

Salazar hizo el llamado a las autoridades de escuelas y colegios para que también se sumen y pueda existir una materia ambiental. “Quienes estamos comprometidos somos las comunidades que vivimos en las zonas de amortiguamiento; pero para el resto es como que no pasa nada”, entonces el propósito es que la población en general pueda ayudar a conservar el agua.

Por otro lado, el Gobierno Provincial de Cotopaxi también trabaja en la creación de un Consorcio o Mancomunidad Andina para la Siembra y Cosecha de Agua en el que se involucran Carchi, Imbabura, Pichincha y Chimborazo. Salazar aplaudió la iniciativa “son proyectos positivos y favorecerá a las organizaciones que cuenta con los páramos comunitarios y los privados”.

En la zona oriental del cantón Salcedo estas áreas han sido cuidadas “están mucho más fortalecidos en relación a otros”, detalló que los líderes y organizaciones tanto del sector urbano como rural se comprometan en el manejo y cuidado con una minga comunitaria.

Cotopaxi tiene más de 35 mil hectáreas de suelos erosionados de esto más del 60% son suelos de cangahua y lo que no es posible que se siga aumentando la frontera agrícola, informó Washington Pruna, director de Planificación y Ordenamiento Territorial del GAD Provincial, y este es uno de los retos y líneas de trabajo que se hará con el Consorcio.

La preservación de los recursos hídricos es necesaria porque en los últimos 30 años se ha reducido caudales más del 50% y en la provincia hay alrededor de 15 sistemas que se han secado por la destrucción de zonas vegetales. Según informó que hay 93 mil hectáreas de páramos y entrarán a este proyecto, además de 117 hectáreas de bosque natural, el presupuesto estimado a invertir será alrededor de 114 mil dólares. (I)