Artesanías de la parroquia La Victoria. W.C. LA GACETA

Al noroeste de Latacunga, vía a Pujilí, se encuentra la parroquia La Victoria, reconocida por ser un sector productor de las artesanías a base de barro. Como es costumbre, cada año del uno al cinco de noviembre, se realiza una feria de cerámica, donde exponen trabajos elaborados manualmente, como alcancías, adornos, jarrones, pueblos coloniales y vajillas, en la entrada a la parroquia.

Las comunidades más productivas de la zona son El Calvario y El Tejar, debido a que se encuentran en la cordillera, lugar donde existe la materia prima para elaborar estos objetos. El procedimiento inicia con el aplastamiento del barro, utilizando a un burro que da vueltas en forma circular, hasta obtener una masa moldeable, posterior a esto, se coge una porción para que el artesano inicie dando forma al objeto que desea fabricar. Ya teniendo la figura, se espera un tiempo prudente hasta que se seque, para introducirla a un horno de leña construido a base de ladrillo. El último paso es pintar el objeto y decorarlo.

Los artesanos de estas comunidades, tienen como principal ingreso la venta de sus productos, por tal razón, presentan sus figuras a precios módicos. Esto depende del tamaño y la forma, debido a que existen objetos más laboriosos. El tiempo que se demora en estar listo un jarrón es de 24 horas y los más dificultosos pueden durar hasta un mes.

Realizar estas figuras lleva consigo mucho tiempo al artesano, impidiéndole realizar otras actividades. Es por eso que ellos venden sus artesanías a un costo módico, pero cabe recalcar que la población utiliza el regateo, sin tomar en cuenta todo el esfuerzo que requiere ejecutar esta obra de arte.

Personas de todo el país visitan la feria, con el objetivo de conocer de cerca este arte y obtener una de estas cerámicas para adornar su hogar, oficina o para utilizarla en su cotidianidad, como es el caso de las vajillas y utensilios del hogar.

Beatriz Chiluisa, compradora, explicó que acude a comprar ollas de barro, puesto que los alimentos que se preparan ahí dan otro sabor y además mantienen el calor. Por ejemplo, las tortillas de palo que son elaboradas en un tiesto, tienen un gusto distinto a las hechas en otros utensilios. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + 10 =