Gonzalo Espín, presidente del Conagopare.

Los Gobiernos parroquiales al sentirse afectados con las medidas económicas participaron del paro, puesto que el incremento del combustible les afectaba directamente para el uso de sus maquinarias, así como también en las obras de asfalto que implicaba incrementar costos y desfinanciaba presupuestos, de igual forma en  la movilización de sus productos.

El Consejo Nacional de Gobiernos Parroquiales Rurales del Ecuador (Conagopare) Cotopaxi se unió a las movilizaciones por las medidas económicas impuestas por el Gobierno Nacional, para ello los presidentes y demás vocales se autoconvocaron a la protesta.

La principal afectación por la eliminación del subsidio estatal a las gasolinas extra, ecopais y diésel. Gonzalo Espín, presidente de la institución en la provincia, manifestó que las parroquias tienen presupuestos para combustibles, así como también para los lubricantes de las maquinarias y otros en cambio deben contratar obras de asfaltado para las vías. Entonces al existir un incremento de precio en el combustible los costos en los procesos iban a subir, por lo que iba a generar un problema para la ciudadanía y para las autoridades.

Por ejemplo, Chugchilán, Mulaló, Mulalillo, Zumbahua, Guangaje, entre otros poseen maquinaria propia y al estar planificado el presupuesto con los valores anteriores del combustible les complicaba prácticamente podían quedarse desfinanciados entre uno a dos meses, lo que acarrearía que no se pueda cumplir con el financiamiento del Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial ya estipulado.

Espín, también es presidente parroquial de Poaló, en su caso debe asfaltar dos vías cuyo costo es de 170 mil dólares, pero si se daba el aumento de los combustibles esta cifra hubiese subido a 225 mil dólares.

En las parroquiales rurales también se acentúan empresas de producción agropecuaria como el vino de mortiño, panela granulada, productos lácteos, entre otros por lo que les perjudicaba al momento de movilizar sus productos a los diferentes destinos, ya que debían aumentar el costo del valor agregado y quienes salían afectados era la ciudadanía, añadió.

“Se tomó una decisión solidaria donde todos participamos porque el decreto era un problema de todos”. También dijo que dejaron sus actividades, incluso se han caído algunos procesos que estaban por calificarse mientras duraba el paro “nos vimos afectados, pero por un resultado positivo”, finalizó.  

No obstante, la noche del lunes 14 de octubre del 2019, el presidente de la República, Lenín Moreno, anunció en cadena nacional la derogación del Decreto 883, con el que desde el 2 de octubre, se eliminó el subsidio a los combustibles. (I)