No hay dudas, la Copa Mundial de Fútbol despierta verdadera pasión en el mundo, por un un mes los que saben y no saben se convierten en hinchas a muerte de su selección, parecería que que el planeta se paraliza, deja sus graves problemas de lado y vive intensamente la actuación de estos gladiadores del siglo XXI que no defraudan.

La Tricolor Nacional vuelve a la cancha hoy, la sorpresa y resultados del partido inaugural nos hacen soñar en replicar el triunfo, pero más allá del resultado, es evidente que esta selección ha demostrado que con fuerte liderazgo, talento, disciplina y motivación se puede llegar lejos.

Ecuador hoy sucumbe, se pone la camiseta de la selección, rompe las barreras de la distancia para llegar junto a la TRI a Qatar, al Estadio Icónico de Lusail, un escenario deportivo con capacidad para 80 mil espectadores, un maravilla de la arquitectura deportiva cuya fachada evoca los elaborados motivos decorativos de las vasijas y otros recipientes característicos de la edad de oro del arte y la artesanía en el mundo árabe e islámico.  (O)