Por la calle 2 de Mayo desfiló el personaje de Antonio Mariscal Sucre representado por un latacungueño. FOTO M.S. LA GACETA

El 2 de mayo de 1822 el Ejército Patriota pasó por la calle 2 de Mayo rumbo a Quito a la Batalla de Pichincha desarrollada el 24 de mayo, donde se concretó la libertad a todo el pueblo ecuatoriano, gesta histórica que se llevó a cabo hace 196 años, los habitantes del sector festejaron un año más el paso del Mariscal Antonio José de Sucre.

Frente a esto, los vecinos año a año organizan varios eventos recordando la historia del paso del Mariscal Sucre por la calle 2 de Mayo hoy empedrada de fachada blancas y de rojos tejados, a orillas del río Yanayacu que evoca recuerdos, lo dijo Hilda Rivera, moradora.

Las festividades iniciaron desde el sábado 28 de abril con el cambio de mando del personaje que es designado de acuerdo a características como ser oriundo de esta calle y esta ocasión recayó en Manuel Caicedo, asimismo el martes uno de mayo se efectuó la serenata, mientras que ayer por la mañana llevaron una ofrenda floral a la Plaza Sucre como homenaje al héroe nacional.

Patricio Pazmiño, rememora la historia desde el 10 de agosto de 1809 cuando patriotas quiteños se revelaron ante tanta injusticia del Gobierno de la Corona Española, inspirados en la Revolución Francesa que tuvo lugar en los años de 1789 donde se hizo proclamar tan importantes como la fraternidad e igualdad; estos acontecimientos fueron previos a lo que ocurrió el 20 de enero del año 1822 que por orden del libertador Simón Bolívar ordenó al Mariscal inicie la campaña revolucionaria en el Ecuador donde el 20 de enero partió un ejército con mil hombres, caminó desde Babahoyo hasta Guayaquil, fue hasta Pasaje y luego se trasladó por la Cordillera de los Andes hasta  Loja, anduvo por Azuay y a la capital de los cotopaxenses llegó el 2 de mayo.

Pazmiño, consideró que si a esta conmemoración se la pone un nombre debería ser el “Día de la fiesta de la hospitalidad latacungueña”, porque en aquella época a Antonio José de Sucre y a sus tropas que transcurrieron 11 días en la circunscripción territorial, los latacungueños le prodigaron cariño y calor humano, además de recibir vestimenta, medicinas, alimentos y desde la fábrica de pólvora que había en la urbe recibieron pertrechos de carácter bélico.

Por ello que hace siete meses atrás la familia Quispe y la familia Zúñiga fueron los mentalizadores de hacer reminiscencia del hecho histórico trascendente que cada vez más va aumentando, Pazmiño señaló que la aspiración es seguir creciendo hasta el año 2022 que se celebra los 200 años de la Batalla de Pichincha.

Ayer por la tarde se llevó a cabo el desfile de la confraternidad que comenzó desde la Av. Cristóbal Cepeda recorrió la 2 de mayo, avanzó por la Hermanas Páez hasta llegar a la Av. Amazonas y concluyó en la plaza El Salto, “Es un orgullo y satisfacción poder representar este histórico personaje que hizo bastante por los ecuatorianos”, expresó Manuel Caicedo Navas a quien le acompañó su familia y el vecindario con atuendos de acuerdo a la época, bajo las melodías de las diferentes bandas musicales.

Bastoneras y bandas de paz de los diferentes colegios de la ciudad participaron del recorrido, así como también niños y niñas que se disfrazaron de militares, con esto los expectantes disfrutaron del momento recordando aquellos tiempos.

Por la noche fue la sesión solemne en la Casa de la Cultura y el domingo a las 07:00 se ofrecerá una eucaristía en la Iglesia de El Salto en honor a las personas fallecidas. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cuatro =