Por los inhibidores ubicados en el Centro de Rehabilitación Social (CRS) el servicio de telefonía es limitado y en casos no pueden ni siquiera llamar el ECU-911 cuando se registran delitos y los estudiantes no pueden acceder a clases virtuales.

Apolinario Yánez, presidente de la comuna jurídica de Patután, aún recuerda los momentos de terror que vivieron el miércoles 21 de julio, cuando se registró el amotinamiento en el CRS, comentó que se escuchaba los disparos que se registraban y temían que los presos se fuguen y salgan armados a los exteriores.

Indicó que el jueves 22 de julio cuando fueron alertados sobre la fuga de más de un centenar de presos, se organizaron en la comuna y sonaron las 33 alarmas comunitarias que tienen, lo que les permitió que algunos sean recapturados y entregados a la Policía Nacional para que les trasladen hasta el centro penitenciario. Eso a través de la ronda comunitaria.

Dijo que rechazan la presencia del CRS Cotopaxi porque Patután es la comunidad más cercana al centro penitenciario, a un kilómetro y medio de distancia, lo que les vuelve vulnerables, pero eso no les ha debilitado, sino que les ha fortalecido y trabajan en rondas comunitarias para apoyar el tema de seguridad.  

Explicó que ha orientado a los ciudadanos que en el caso de que observen a personas sospechosas enseguida suenen las sirenas para de inmediato trasladarse los moradores hasta el lugar.

En el sitio existe un grupo de seguridad que fue preparado en la Brigada Patria y coordinan acciones con la Policía Nacional con lo que buscan de alguna manera garantizar la seguridad de los moradores que habitan en Patután.