Basura que se habría arrojado en los Ilinizas. FOTO N.CH. LA GACETA

De acuerdo a la Constitución de la República, la contaminación es considerado delito ambiental.

La tarde del 15 de abril la Empresa Pública de Aseo Epagal realizó una denuncia a través de sus redes sociales, por el arrojo de basura en los páramos del Iliniza, esta es la segunda vez que personas desconocidas habría botado mucha basura plástica en el lugar.

Esa acción es cuestionada por la colectividad tomando en cuenta que ese tipo de basura contamina notablemente el ecosistema y deteriora el ambiente por lo que es considerado un delito ambiental, por el daño irreparable al medio ambiente.

Diana Cañar, gerente de Epagal, explicó que la empresa tuvo que enviar al personal y vehículos a recoger la basura, se habría recolectado dos camiones de basura, se desconoce a los responsables que habrían arrojado los desechos sólidos en los páramos de los Ilinizas.

El sitio específico en el que arrojaron la basura se denomina Wintsaloma perteneciente al parque ecológico Los Ilinizas, considerando que el ecosistema es único de alta montaña en el cual habitan formas de vida singulares y propias que se encuentran en peligro.

Ante lo cual Diana Cañar, mencionó que hay falta de conciencia y control, desafortunadamente la gente no piensa en el daño que hace al ecosistema frágil, daño que luego sufrirán las consecuencias las futuras generaciones por la contaminación al ambiente y al agua que utilizan en los sectores poblados. Incentivó e invitó a la colectividad a cambiar y a tener hábitos de limpieza y buenas prácticas ambientales. (I)