El nivel de insultos y vulgaridad en los debates que se llevaron entre los dos aspirantes a la presidencia de los EEUU, claramente marca una descomposición en la política norteamericana, esa altura y formalismo que caracterizaba a ese país, vemos que ha cambiado y claramente se puede decir que ha caído en un populismo que, al igual que en los países de Latinoamérica, los podrían llevar al debilitamiento de esa democracia, ejemplo mundial.  

Sin duda que toda América debe recobrar el respeto y la altura al hacer política, se ha perdido por completo la observancia y la consideración, hoy en día todo es insultos y acusaciones, un marcado protagonismo que busca claramente el desprestigio y el bochorno para captar votos, una práctica vergonzosa que se ha puesto muy de moda, y que refleja claramente el panorama que se nos viene a los países de la región en los próximos años. 

Si no recobramos las buenas intenciones y la manera correcta de hacer las cosas, estaremos retrocediendo en la civilización que se ha conseguido, estaremos volviéndonos presa fácil de lo irreal, se dice que solamente el 20% de los que se publica en el mundo virtual es real, lo demás son simples escándalos para el manipular a la gente, algo que claramente está funcionado en una población absolutamente vulnerable a la mano negra, de las grandes mafias de las redes sociales.(O)