Los ciudadanos pueden acceder al servicio acercándose hasta la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) más cercana al sitio de su residencia o a través de una llamada al ECU-911.

La ayuda que ofrece la Institución busca garantizar la seguridad de los usuarios que acuden a una entidad financiera realizar una transacción bancaria. El servicio funciona de la siguiente manera: El ciudadano a través de una llamada al ECU-911 solicita la custodia del personal policial que de inmediato acudirá para brindarle protección de su bienestar y dinero; el personal policial acompañará al usuario desde y hacia el sitio de su movilización, garantizando su seguridad y sin costo adicional.

La Policía Nacional ofrece los siguientes consejos para auto protegerse en caso de realizar depósitos o retiros de dinero en las entidades financieras: no debe ser rutinario, hay que tratar de hacer las operaciones financieras en horarios y sucursales diferentes.

Los ciudadanos deben utilizar los servicios bancarios en los días de menor afluencia de público, porque hay más tranquilidad y seguridad, no utilice portafolios voluminosos y llamativos para transportar el dinero, prefiera bolsos, sobres manilas o carpetas sencillas.

Al ingresar al banco y durante su permanencia en él, fíjese en los movimientos de los cajeros, si hacen movimientos con señales inusuales o se ausentan sin motivo, quéjese con el jefe de la entidad.