Javier Morales, comandante de Policía de la Subzona Cotopaxi. FOTO W.C. LA GACETA

Los dos asesinatos violentos registrados en lo que va del año, generan preocupación el Comandante de Policía de la Subzona Cotopaxi, en este marco han iniciado las investigaciones que ayudarán a determinar por dónde ingresan las armas y el modus operandi y en base a ello tomar las medidas respectivas.

Javier Morales, comandante de Policía de la Subzona Cotopaxi, dijo que en base al modelo de gestión, el papel de los policías es controlar la seguridad externa de los centros de privación de libertad, es decir existe personal en el control de las personas cumpliendo todos los protocolos establecidos para el ingreso de los ciudadanos.

Dijo que frente al último asesinato de un PPL, ocurrido la presente semana al interior del Centro de Rehabilitación Social de Cotopaxi, genera preocupación a la Policía, producto de ello han intensificado los procedimientos en dicho establecimiento; sin embargo el Oficial dijo que han observado que en algunos sitios existen vulnerabilidades en la seguridad, por lo que están realizando los análisis, de igual forma están a la espera que las investigaciones iniciadas determinen por dónde ingresaron o cuál es el modus operandi para que exista dicho armamento en el interior de la cárcel.

Apuntó que la entidad policial cuenta con 270 uniformados destinados al control externo de la cárcel, entre el trabajo que cumplen los uniformados está: un patrullaje preventivo con la participación de carros y motos, y en el sector del ingreso de las personas donde el personal registra a los ciudadanos, mediante escáner; aclaró que en la parte interior de la cárcel no le corresponde a la Policía.

En lo que va del 2019, al interior del Centro de Rehabilitación Social Regional Cotopaxi, se han presentado dos muertes violentas, una se dio con arma blanca y la segunda con arma de fuego, por ello reiteró que las investigaciones emprendidas arrojen los resultados esperados y detectar cuáles son las vulnerabilidades existentes y la institución policial pueda mejorar los controles.

Apuntó que en el 2018, existió alguna novedad con uniformados que estuvieron inmersos en un hecho fuera de la ley, apuntó que los uniformados involucrados son sometidos a procesos administrativos, desvinculados de la institución y puestos a órdenes de las autoridades competentes, en lo que va del presente año, no han existido novedades con el personal policial, apuntó. (I)