Las adecuaciones ya comenzaron en el UPC.

Habilitar la Unidad de Policía Comunitaria es el compromiso del GAD parroquial de Joseguango Bajo, la idea es que el contingente policial tenga un espacio físico donde operar y mejore su mecánica de trabajo en coordinación con la población.

Hace pocos días se firmó el convenio de cooperación interinstitucional entre el GAD de Joseguango Bajo con el Comando de Policía de la Subzona de Cotopaxi Nº 5 para el mantenimiento preventivo y correctivo de las instalaciones de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC), inmueble que se encuentra a nombre del Ministerio de Gobierno.

Tatiana Loma, responsable de Seguridad Ciudadana de la Gobernación de Cotopaxi, dio a conocer que el convenio tiene como objeto que el GAD Parroquial de Joseguango Bajo asigne la inversión que se orientará a las siguientes áreas: Mejorar las condiciones sanitarias de los baños; realizar el mantenimiento interno y externo de la pintura; impermeabilización de loza, aumento de un espacio de hormigón armado; readecuación del área de la cocina, habitaciones y puertas en general.

El acuerdo deberá cumplirse en el lapso de dos meses, para preservar esta área. “Ya se empezó las adecuaciones en la UPC que necesita esta rehabilitación debido que no está en buen estado”, aseguró Loma.

Por su parte Iván Viera, presidente del GAD parroquial de Joseguango Bajo dio a conocer que se encuentran entusiastas debido a que cuando la UPC esté totalmente rehabilitada el personal policial con que se dota a la parroquia podrá estar en un sitio específico.

Contó que desde que existe la presencia del Centro de Rehabilitación Zonal para la Sierra Centro Norte, que se ubica en el límite de Latacunga y Saquisilí, los índices de delincuencia crecieron, no sólo en su parroquia, sino en todo el sector rural.

Viera manifestó que, otro de los factores que incidió para el incremento de la delincuencia en su parroquia, fue que, al detectar las zonas de conflicto en Latacunga, como el barrio La Estación, se dotó de personal, que ahuyentó a los delincuentes a la zona rural, “aquí en Joseguango Bajo tenemos robos a domicilios a transeúntes que antes no había”, aseguró.

En el 2019 hubo más de 70 robos entre domicilios y a transeúntes, estas cifras, de acuerdo al Presidente de la parroquia, demuestran que la inseguridad de que ahora es víctima su sector, va más allá de una percepción.

Por el momento miembros de la Junta Parroquial en coordinación con los moradores crearon un Comité de Seguridad Ciudadana, para organizar patrullajes y tratar de disminuir los niveles de delincuencia. A la par, solicitarán controles migratorios en la zona.  (I)