Durante los controles realizados en las afueras de la cárcel regional.

Después de firmado el estado de excepción en los 54 centros penitenciarios del país, la Policía será la encargada de vigilar la seguridad interna de los centros carcelarios, mientras que las Fuerzas Armadas será la encargada del control externo de las cárceles para lo cual realiza operativos de control de armas en el exterior.

Las Fuerzas Armadas realizarán el control de armas -en el primer filtro de ingreso- a los centros de privación de libertad; mientras que la Policía Nacional reforzará el control interno e intervendrá de modo urgente a incidentes flagrantes que ocurran en los centros penitenciarios del país. Estas dos acciones se ejecutarán durante el Estado de Excepción, que será oficializado en las próximas horas a través del Decreto Ejecutivo correspondiente y tendrá una vigencia de 60 días, para reestablecer la convivencia pacífica en las cárceles.

Cristian Rueda, vocero institucional de la Policía Nacional, dio a conocer que al interior de los centros penitenciarios se suspende: el ejercicio del derecho a la inviolabilidad de correspondencia, en específico bajo los parámetros de proporcionalidad y necesidad sobre todo acceso a misivas, cartas, comunicados; el derecho a libertad de asociación y reunión en zonas en la circunscripción de la infraestructura carcelaria y zonas aledañas. Y también se realizarán las requisiciones necesarias para mantener la seguridad interna.

Indicó que continuarán con el trabajo articulado para contener los hechos de violencia. Por eso, incrementarán el talento humano de unidades especiales en los pabellones donde se encuentran personas privadas de la libertad de difícil adaptación. Además, fortalecerán las requisas y simulacros con el apoyo de la Unidad de Inteligencia Penitenciario.

Edmundo Moncayo, director general del SNAI, manifestó la necesidad de fortalecer los controles de seguridad al interior de los centros penitenciarios: “Vamos a esforzarnos para mantener la seguridad de los centros de privación de la libertad con el apoyo de la Policía Nacional y FF.AA.; ellos son esenciales. Vamos a transmitir las acciones pertinentes para establecer la calma y tranquilidad”, dijo.

También resaltó que recibieron una herencia y estructura de violencia en las cárceles, que el actual Gobierno enfrenta con rigor y acciones. Indicó que se ejecutarán otras estrategias para los grupos que no quieren rehabilitarse, para ello se han mantenido reuniones con la Policía Nacional para establecer un plan de trabajo; detalló que se tienen identificadas a las personas que serán aisladas bajo un régimen especial. (I)